lunes 28/9/20
Balonmano

La Copa pasa por un terreno hostil

El Ademar solo derrotó al Anaitasuna lejos de León en dos ocasiones de ocho
David Fernández ya negocia su renovación con la directiva del Abanca Ademar. jesús f. salvadores
David Fernández ya negocia su renovación con la directiva del Abanca Ademar. jesús f. salvadores

El Abanca Ademar se jugará mañana su billete para la Copa Asobal en la pista del Anaitasuna, un territorio hostil para los leoneses donde tan solo se han impuesto dos veces en ocho enfrentamientos. Aún así, el conjunto de Manolo Cadenas tiene claro que el objetivo es posible y saldrán «al cien por cien» para acabar la primera vuelta de la Liga como subcampeones y lo que es más importante ahora mismo, con plaza para el torneo que se disputa este fin de semana en Valladolid.

 

El Barcelona —primer clasificado de la Asobal— y los pucelanos —que organizan la final a cuatro— ya tienen su presencia asegurada. Las otras dos vacantes se las disputan Ademar, Balonmano Logroño y Bidasoa Irún. Si el cuadro ademarista se impone a los de Pamplona no dependerá de nadie. Lo mismo que si empata. Dependerá de terceros solo si cae derrotado. Solo un triple empate a 24 puntos entre los leoneses, Logroño y Bidasoa dejaría fuera de la Copa al Abanca Ademar. En este caso, se tendría en cuenta únicamente la clasificación particular contando los duelos entre los tres equipos. Los de Cadenas perdieron frente a Bidasoa (27-33) y ganó a Logroño (34-31), mientras que los riojanos doblegaron a Bidasoa (30-24) por lo que todos los equipos sumarían 2 puntos pero, por diferencia de goles, Logroño sería primero (+3), Bidasoa segundo (0) y Ademar tercero (-3).

Es por ello que el duelo frente a Anaitasuna se ha convertido en toda una final. Los leoneses visitaron por vez primera al conjunto navarro en la temporada 2011-12 consiguiendo una igualada 26-26, que se convertiría, un año después, el su primer triunfo a domicilio en este escenario, 30-34, curiosamente con su actual entrenador, Manolo Cadenas, en el banquillo, en la que fue su segunda etapa en León. Las dos siguientes temporadas, el Anaitasuna estrenó su casillero de victorias, 27-26 y 27-24, para en la campaña 2015-16 volver a producirse un empate 27-27, repitiendo los mismos guarismos el equipo local.

En la segunda visita con Rafael Guijosa en el banquillo se repitió el triunfo navarro 27-22, que sería más doloroso y el más amplio en las confrontaciones entre ambos equipos en este escenario en la temporada 2017-18, cuando el Anaitasuna le endosó un contundente 32-23 al Ademar. Tendría que ser el último año de Guijosa en el banquillo ademarista y antes de que el técnico alcalaíno abandonara el equipo leonés cuando se produjo su única victoria, aunque de manera muy ajustada 27-28.

 

La renovación de David

Por otra parte, el lateral del Abanca Ademar, David Fernández, prioriza «no solo el apartado económico, sino también otras cuestiones», para aceptar la oferta de renovación que se concretará en cifras, previsiblemente, esta semana por parte del club leonés. El jugador vallisoletano insistió en que su intención «es claramente de continuar, pero el club también tiene que demostrar que quiere que siga y no solo en cuestión de las cifras del contrato».

La Copa pasa por un terreno hostil
Comentarios