sábado 07.12.2019
Fútbol | Segunda división B

La Copa trae dinero a la Segunda B

La Cultural y el resto de clubes de la categoría de bronce que superen la primera eliminatoria percibirán 35.000 euros. La bolsa de televisión sube a los 20.000 euros y los derechos por los play-off a los 50.000 euros 
Juan Carlos Menudo. MARCIANO PÉREZ
Juan Carlos Menudo. MARCIANO PÉREZ

Los clubes de Segunda División B —salvo dependientes y filiales— que no juegan Copa del Rey recibían la temporada pasada 70.000 euros como ayuda directa en dinero, 10.000 euros de media en kilometraje, 26.410 en árbitros, 4.500 en scouting y 1.200 euros en balones, lo que suponía una media total de 112.110 euros, cuando, como ha indicado el presidente, Luis Rubiales, «la obligación de la Federación es mucho menos de esto».


A partir de ahora, los clubes que se adhieran a Impulso 23 verán incrementada la ayuda directa de 70.000 a 100.000 euros, que es un aumento del 43%, garantizando el resto de partidas y con un mínimo garantizado de 20.000 euros dentro del acuerdo que la RFEF alcanzó con Footters —ya hay más de 40 clubes que tienen los derechos cedidos—. En total, estos clubes recibirán 162.110 euros de media, que es un 44,59% más. Y a eso se añade, por un lado, que los viajes a y desde las islas y Ceuta y Melilla, que suponían un gasto de más de 33.000 euros de media por club, ahora lo asume la RFEF íntegramente y, por otro, que la bolsa común de TV sube a 20.000 euros y los derechos por los play off a 50.000 euros.

 

Para los que participan en la Copa del Rey, que a esas cantidades sumaban 23.000 euros por la primera eliminatoria y 31.000 por las siguientes eliminatorias, que ahora suben a 35.000, Impulso 23 significará un total garantizado de 202.110 euros de media, que puede subir por pasar más rondas en Copa. Esto es, un incremento medio del 49,58%. Otra novedad en este ámbito es que, cuando un equipo de Segunda División B tenga que viajar a jugar con otro de la categoría recibirá 45.000 euros en lugar de 35.000.

 

Otros beneficios del Programa Impulso 23 son que todas las cantidades se van a abonar cada dos meses —este año estará regularizado en el mes de febrero—, con cinco pagos en temporada, lo que Luis Rubiales ha considerado «un avance tremendo»; y que la RFEF aportará, por un lado, 750.000 euros para ayuda administrativa, que es lo que costará tener una persona que apoyará a los clubes de cada territorio para ayudarles en lo que necesiten, y por otro 1.200.000 euros para promocionar y dar visibilidad a las competiciones.

 

Los clubes deben aportar al adherirse a este Programa las imágenes de la competición en estadios y camiseta y participar en la bolsa televisiva de la Federación —ya hay 60 clubes de Segunda B—.

La Copa trae dinero a la Segunda B
Comentarios