jueves 20.02.2020
Fútbol | Copa del Rey

Cuando Torres sí que era un niño

El exjugador del Atlético despertó a la Cultural del sueño copero hace 17 años
El por entonces delantero del Atlético de Madrid hizo el único gol del partido.JESÚS F. SALVADORES
El por entonces delantero del Atlético de Madrid hizo el único gol del partido.JESÚS F. SALVADORES

No. Todavía quedaban más de cuatro años y medio para que su magistral toque ante Lehmann cambiase la historia de la selección española para siempre, pero lo cierto es que hace ya tiempo que Fernando Torres había dejado de ser un ‘Niño’. Al menos futbolísticamente hablando. Porque, a decir verdad, aquel 16 de diciembre de 2003 su DNI apenas rebasaba la mayoría de edad. Era la estrella incipiente de un Atleti ávido de gloria, el Mesías rojiblanco que tantos colchoneros habían profetizado, una nueva esperanza que llegó, vio y venció acabando —otra vez— con el sueño culturalista de tumbar a un grande.

Esa noche, en un Antonio Amilivia eufórico, el imberbe ‘9’ madrileño se enfundó el traje de superhéroe —Spiderman II lucía en la elástica— dispuesto a desatascar a los suyos una vez más como en la mejor de las secuelas. Avisó primero con un disparo al palo. Mal presagio. Y como quien avisa no es traidor, nadie pudo reprocharle nada cuando en el minuto 88 convertía, de rechace, el único tanto de aquel impactante encuentro en la tercera fase. Un gol celebrado en la grada tanto como si hubiese sido de casa. Es lo que tiene contar con una de las aficiones más leales y esparcidas de toda España. «No me imaginaba un rival tan complicado —confesó poco después ante los periodistas— pero al final ha sido así. Nosotros tuvimos varias oportunidades y una de ellas nos dio el triunfo. Nos hubiera gustado que fuera la primera pero en el fútbol las cosas no salen como te esperas y hemos tenido que sufrir para lograr la clasificación a falta de dos minutos».

Tímido de cara a la galería, sobre el césped nunca titubeaba. La Cultural de Duque le tuvo a él y a los suyos contra las cuerdas jugando con la misma voluntad que criterio. «Veíamos que cada minuto que pasaba ellos se iban creciendo y que si nos descuidábamos podían hacernos mucho daño. Cada equipo dispuso de ocasiones para marcar y nosotros estuvimos más acertados. Pero tenía claro que quien marcara primero se iba a llevar el partido y por suerte el gol lo hicimos nosotros», remató Torres antes de emprender camino a la capital madrileña, antes, mucho antes, de coronarse rey de Europa, de volar rumbo al Spanish Liverpool dejando atrás a su particular Peter Pan... antes de colgarse una estrella dorada en el pecho junto a Iniesta y compañía. Y es que antes de que Torres dejase de ser ‘el Niño’ que unos cuantos visionarios atisbaron ya con apenas siete años, quiso estampar su sello en el viejo Reino.

Cuando Torres sí que era un niño
Comentarios