martes. 31.01.2023

El director general de la Cultural, Felipe Llamazares, aboga por reducir la Segunda División B de cuatro a dos grupos, con 20 equipos cada uno, a modo de una categoría intermedia entre Segunda División y Segunda División B compuesta por las entidades con mayor estructura «más profesionalizadas y con más poderío económico».

Lo que queda claro con respecto al plan Rubiales que propone la Federación Española es que una competición no puede considerarse como finalizada si no se disputan todas sus jornadas. De ahí que no puedan proclamarse vencedores ni perdedores si no se juegan todos los partidos ligueros.

El artículo 188 del reglamento es muy claro. La Federación Española tiene el poder y la potestad para suspender definitivamente o temporalmente las competiciones, pero no para modificarlas. Ni de manera excepcional. Sólo puede hacer excepcionalmente lo primero.

Además, los clubes participantes en las diferentes ligas y Federación Española se comprometen a conocer y respetar el Reglamento vigente para la temporada que está en vigor, tiene que mantenerse hasta el final de las ligas, sobre todo en las cuestiones referentes a las normas de competición. La moraleja de todo lo dicho es que en caso de cumplirse y aprobarse la propuesta emitida por la Federación Española, cualquier club a título individual que no esté de acuerdo podrá impugnar dicha aprobación y presentar una demanda judicial por la vía ordinaria, al no haberse respetado los reglamentos o bases de competición. Lo que no cabe en el Reglamento ni en las bases de competición es aprobar cualquier decisión en caso de que no se pueda concluir la temporada, como en estos momentos propone la Federación. Lo que no está aprobado en el Reglamento es demandable.

La Cultural aboga por una Segunda B élite con dos grupos de 20 equipos, pero sin...
Comentarios