jueves 27.02.2020
Fútbol | Segunda División B

Una Cultural helada se queda a cero

Empate a nada en el Reino de León en un partido en el que el equipo leonés se distancia a tres puntos del líder Logroñés y aminora su ventaja sobre el Athletic B
Andy Kawaya, a la dercha, estuvo muy vigilado.JESÚS F. SALVADORES
Andy Kawaya, a la dercha, estuvo muy vigilado.JESÚS F. SALVADORES

La Cultural dejó su marcador a cero. El frío y las bajas temperaturas congelaron al equipo leonés, que no fue capaz de sacar el partido adelante ante un Real Unión que se defendió muy bien en el Reino (0-0). El conjunto local apenas creó acciones de peligro de cara al marco de Sequeira y se tuvo que conformar con un solo punto para su casillero particular. Después de la victoria del líder Logroñés en el terreno del Haro (1-2) la distancia se abre de nuevo con tres puntos de ventaja para el equipo riojano en la cabeza de la tabla del grupo segundo de la Segunda División B. Mientras, el filial bilbaíno del Athletic también conquistó la victoria lejos de su campo, ante el Calahorra (2-3), por lo disminuye la diferencia con respecto a la Cultural.

Durante la primera mitad, el cuadro culturalista apenas dispuso de oportunidades de gol ante el marco de Sequeira. La más clara, una acción bien ligada por la banda izquierda en la que Julen Castañeda se la puso a Dioni en el área, que remató de cabeza muy bien pero respondió el meta visitante con una extraordinaria intervención. Alguna otra llegada por parte de Menudo y Pichín pero finiquitaron con todo en la nada.

Ya en la segunda mitad, el conjunto irundarra se plantó mejor sobre el rectángulo de juego. A la Cultural no le fue fácil llegar a las inmediaciones del área visitante y fueron sucediéndose los minutos sin apenas peligro para la meta de Sequeira. La más clara es la que tuvo en sus botas Augusto, que llevaba muy poco tiempo en el campo. Los culturalistas siguieron intentándolo en los últimos compases del encuentro. Eso sí, más por empuje que por ideas, que a la postre se quedó en solo corazón y un punto que distancia al cuadro culturalista en tres a la cabeza de la tabla.

Partido poco agradable para el espectador

La Cultural no pudo prolongar su racha de victorias tanto en casa como fuera y no pasó del empate frente a un Real Unión que venía con muchas bajas a León. Los de Aira no demostraron el poderío que se supone a un equipo que dejó pasar una buena oportunidad para seguir al menos a un solo punto de la cabeza de la clasificación. El conjunto irundarra demostró ser un bloque bien armado, con un entrenador, Alberto Iturralde, con las ideas muy claras para competir ante un equipo como la Cultural.

«Sin tirar a puerta no se pueden marcar goles», afirmaba un fiel abonado culturalista. Era el lamento de un aficionado. Sin goles, sin brillo y con poco fútbol por parte de la Cultural y del Real Unión, que no tuvieron más remedio que dar por bueno el empate.

Noventa minutos poco agradables para el espectador y de desesperación para los jugadores, sobre todo para los locales, que conforme pasaban los minutos intentaban llegar al área rival con más ahínco, pero sin las ideas claras para hacer daño en la portería visitante. El conjunto leonés necesitaba sumar los tres puntos, pero fue imposible en uno de los peores partidos en casa. Y en el que tampoco deslumbró el cuadro visitante, siendo un partido sin sobresaltos en la portería de Sequeiro como tampoco los hubo en la de Leandro, si bien ambos guardametas demostraron con sendas soberbias intervenciones que también juegan.

En un principio fueron Menudo y Pichín los que más incordiaron la portería rival y los que generaron mayor llegada a la portería contraria. El Real Unión aguantó el fogonazo inicial de los leoneses, muy serio en defensa, pero también casi desaparecido en ataque. Las dos internadas del extremo Pichín sirvieron para ganar sendos saques de esquina que tampoco supo aprovechar la Cultural.

La segunda parte fue un calco de la primera, aunque con los irundarras mucho más aplomados sobre el campo y con mayor control de la pelota, pero sin juego. Ya en el minuto 59 se escucharon algunos silbidos desde la grada por lo que consideraban pérdidas de tiempo deliberadas del visitante.

En esta última media hora de partido, el conjunto visitante empezaba ya a dar por bueno el empate y prácticamente se borraba en ataque. Mientras, los culturalistas lo intentaban, pero sin superar con peligro la línea de tres cuartos. En esas tareas era Sergi Marcos el que trataba de ser más combativo. También Dioni Villalba, que dio algo de frescura con su juego entre líneas y en el minuto 83 tuvo Augusto una gran ocasión tras plantarse solo ante Sequeira, pero sacó bien el meta visitante.

Ya en el tiempo de añadido se culminó la desesperación de los locales que tuvieron llegadas sin apenas peligro en acciones aisladas y de balón largo. Empate a nada.

Una Cultural helada se queda a cero