viernes 27/5/22

De ir perdiendo 4-0 al descanso tras un cúmulo de errores y de desgracias a la esperanza de la remontada con 5-3 en el último cuarto de hora, aunque a la postre no sirvió para nada. Los de Curro se diluyen ante el filial celeste y enredan la permanencia antes de medirse a dos rivales que luchan por la salvación y acabará la Liga recibiendo a un UD Logroñés que aspira al play off. Partido de vaivenes para una Cultural que no está salvada todavía, y que necesita corregir muchas cosas para no acabar sufriendo en esta temporada, porque por detrás vienen pisando fuerte. Dos errores de Dani Sotres, el segundo lamentable, ponían un 2-0 en menos de diez minutos, y Fabricio machacaba con dos dianas más antes del asueto, pero en el segundo acto la Cultural reaccionó y dio la cara, con un fútbol valiente y ofensivo que se vio castigado con un quinto gol en fuera de juego. Pero los de Curro Torres dieron la cara en todo momento pese a acabar cediendo.

Comenzó torcida la matinal para los de Curro Torres, ya que Jon Ander Amelibia sintió molestias en el calentamiento y era suplido en el once por Rodri Suárez. El primer aviso leonés llegó a los cuatro minutos en un centro chut muy peligroso de un Riki Mangana muy motivado ante sus excompañeros, pero la respuesta del Celta B resultó letal y efectiva. Un control de Alfon cerca del área acababa en pase filtrado sobre la subida del circunstancial lateral derecho Javi Castro, quien desde el vértice del área, en lugar de centrar, se sacó un zapatazo por alto que ‘se comió’ en parte un mal colocado Dani Sotres. No era la matinal del portero culturalista. Dos minutos después, Sotres quiso controlar un pase atrás, se le escapó el esférico porque el juego con los pies no acaba de ser lo suyo y el escocés Jordan Holsgrove, que había ido a la presión con todas las ganas, le robaba la cartera y a puerta vacía hacia el segundo. Tierra trágame, una vez más, para el portero y para la Cultural al completo.

Los contragolpes del Celta B eran letales, y así apenas superado el cuarto de hora, fugaz y vertical ataque vigués para el control final de Fabricio, con latigazo cruzado imposible para Dani Sotres. Dieciocho minutos de encuentro y 3-0 en el marcador. Verlo para creerlo porque la Cultural se estaba mostrando valiente y ofensiva, pero los tres zarpazos del filial celeste acabaron en el fondo de las mallas.

Con un marcador tan contundente en el ecuador la Cultural no se rendía pero el Celta B estaba muy cómodo, y una percusión de Pampín por la izquierda casi acababa en el cuarto gol en el remate de Miguel.

Que no fue la matinal de Dani Sotres quedó claro cuando el meta tuvo que retirarse a los 38 minutos, al parecer indispuesto o con un golpe de calor, ocupando Edu Frías su puesto. Y a punto estuvo de tener que recoger el cuarto del fondo de su portería apenas a los dos minutos, en un peligroso chut de Miguel Rodríguez. Lo hizo ya a los 44 minutos, cuando un rebote acababa en los pies de Fabricio y su chut desde la frontal tocaba en Rodri y se elevaba en una letal vaselina que entró por alto.

Tras el paso por el vestuario en el descanso Curro Torres hacía un triple cambio tratando al menos de maquillar las vergüenzas del primer periodo. Y Ander Vitoria la tenía a los dos minutos, pero su potente disparo era despejado con apuros por Gaizka Campos. De perdidos al río, volcados los leoneses con presión alta y ataques constantes.

Tras un contragolpe vigués donde Fabricio rozó el quinto, espléndido en su salida Edu Frías, llegaba el primero de la Cultural cuando un centro perfecto de Solís al segundo palo lo remachaba con la testa Obolskii a las mallas. Se lo merecía el equipo, pero su táctica suicida acabó desembocando en el quinto, cuando en más que probable fuera de juego se iba Miguel Rodríguez en carrera y definía ante Frías. Las protestas desde el banquillo le costaban la roja al técnico Curro Torres y el encuentro entraba ya en una fase más plácida.

A veinte minutos del final, Obolskii caía derribado en el área al girarse para rematar tras un buen control del ruso. Penalti claro que Solís convertía con un chut fuerte y al centro. Y a un cuarto de hora del final, la gran jugada de Angong con pared para Obolskii y devolución perfecta la convertía el joven talento africano entrando hasta la cocina y definiendo con clase. ¿Había partido?

Y tanto, porque la Cultural no se rindió en un generoso esfuerzo, viendo cómo un trallazo de falta de Solís desde la frontal se estrellaba en el poste a cinco minutos del final. La Cultural murió con las botas puestas y con un trallazo final de Obolskii que salvaba Gaizka Campos con el paradón de la mañana ya en el último minuto para evitar el cuarto gol leonés. Una derrota con mil lecturas. La Cultural se mete en problemas a tres partidos para el final de la Liga.

La Cultural se mete en un laberinto