sábado. 04.02.2023
| Análisis | Cambios en el tramo cronometrado |

El Dakar se quedasin opciones españolas Sainz: «Los españoles no tenemos suerte este año» Las sospechas del libro de ruta

La caída de Marc Coma, que acariciaba la victoria, acaba con el sueño del piloto catalán Que Coma y Esteve se perdieran ayer en el mismo punto de la carretera y que precisamente ese punto fuera mod
Marc Coma, en una de las jornadas pasadas del Dakar
Marc Coma, en una de las jornadas pasadas del Dakar
En la sabana, en plena África negra, una zona muy poblada donde la dificultad reside en que hay miles de pistas. Lo importante será saber escoger cuál es la buena, en la que un fallo de navegación será muy fácil de cometer. Además, al haber más vegetación también habrá más animales, y todo junto hace que la etapa tenga bastantes trampas. A Marc Coma le quedaban sólo 444 kilómetros de especiales para el final del Dakar y adjudicarse su segundo título consecutivo, cuando se cayó en el Km.57 de la cronometrada de este viernes que unía Kayes y Tambacounda. Casi a la vista de Dakar, el sueño del piloto español terminó en el helicóptero médico con un traumatismo craneoencefálico, tras chocar contra un árbol. Los tres motociclistas del equipo KTM-Repsol han acabado el rally por los suelos, y es que el Dakar no perdona. Coma se despistó cuando rodaba por una pista paralela, en la que el libro de ruta lógicamente no indicaba los peligros, y sufrió una caída que rompió todas sus ilusiones cuando ya acariciaba la victoria final. Jordi Arcarons, jefe del equipo KTM, quería mantener a Coma alejado de toda euforia, sabedor de que podía ocurrirle cualquier desgracia, ya que él lo vivió en su propia carne, y los peores presagios se cumplieron en la antepenúltima etapa. Después de un año de preparativos, y cuando Coma tenía todo a su favor, un despiste, o la propia angustia de haberse perdido por segundo día consecutivo, pudieron con el mejor motociclista de la prueba. También Isidre Esteve se cayó en el Km.114, a 500 metros del primer control de paso, y destrozó su moto. El leridano, sin embargo, pudo reparar la máquina y continuar después de haber perdido bastante tiempo Coma ha perdido la carrera que dominaba desde la primera etapa marroquí, entre Er Rachidia y Ouarzazate. En este Dakar, y durante toda la travesía por Mauritania, el catalán había controlado su ventaja en la clasificación, mientras que Despres y Esteve luchaban contra una epidemia de averías en las cajas de cambios de las KTM 690, de las que misteriosamente no se contagió Coma. Ahora Despres es el nuevo líder de la carrera. «Le duele todo» El tropezón contra una raíz, circulando en paralelo a seis kilómetros de la pista oficial, llevó a Coma a estrellarse contra un árbol. El piloto español quedó un momento aturdido junto a su moto, incorporado, aunque enseguida cayó sin conocimiento. Unos minutos después, un helicóptero de asistencia médica recogió a Coma, que después recuperó la consciencia y fue auscultado por los médicos del rally en el campamento, para ser trasladado al hospital de Dakar y ser sometido a nuevas pruebas. «A Marc le duele un poco todo, pero está bien. No se acuerda demasiado del accidente, pero no tiene nada roto. No le he visto mal teniendo en cuenta las circunstancias. La verdad es que está más tocado moralmente que físicamente», reconoció Arcarons. Cyril Despres, que empezaba la etapa con una desventaja de casi una hora en la general, es el nuevo líder en motocicletas, tras marcar el mejor tiempo en Tambacounda. El francés perdió el año pasado más de 40 minutos precisamente entre Tambacounda y Dakar, que es la etapa de este sábado. La cuarta de Sainz La negra jornada se salvó con la victoria de Carlos Sainz en coches. El piloto madrileño está obsesionado con llegar a Dakar como sea y lo antes posible, y por ello corre más que nadie. Sainz volvió a anotarse la victoria de etapa, la cuarta de la presente edición, y lo hizo por delante del líder de la general, Peterhansel. El francés perdió el año pasado la carrera contra un baobab de los que bordean las pistas de esta región de África, donde el polvo de laterita se mete por todas partes y hace llorar los ojos y dificulta el pilotaje. Para Volkswagen esta es la octava victoria de etapa, y pone de manifiesto que Sainz podía haber ganado la prueba con autoridad, de no mediar incidentes mecánicos sorprendentes al día siguiente de haber rehecho los coches por completo en la jornada de descanso. Que Marc Coma e Isidre Esteve, dos de los mejores navegadores de la caravana del Dakar se perdieran ayer en el mismo punto de la carretera, pero en momentos diferentes, y que, precisamente, ese punto fuera modificado anoche, ha levantado sospechas en el campamento del rally. En el kilómetro 35 del tramo cronometrado se perdieron, al menos, estos dos experimentados pilotos. A Coma el error de navegación le costó la carrera porque una caída le mandó a casa cuando estaba en una situación inmejorable para renovar el título conseguido el año pasado. Esteve, que por culpa de ese fallo perdió la cabeza de la carrera, aseguró que en el punto modificado el libro de ruta no estaba lo suficientemente claro. «Yo iba abriendo camino y seguía el libro de ruta hasta que había un momento en el que no coincidía. Por tres veces lo intenté siguiendo el libro de ruta, hasta que al final decidí tomar el camino que seguían los otros porque no podía perder más tiempo allí», asegura el ilerdense. El punto en cuestión fue cambiado anoche en la tradicional charla a los pilotos. David Castera, el director deportivo del rally, explica a Efe que el motivo del cambio responde al deseo de la organización de evitar un pueblo, para aumentar la seguridad. «Puede que no estuviera suficientemente claro», reconoce Castera, quien sin embargo niega cualquier sombra de sospecha porque «la mayoría de los pilotos lo han entendido bien». «Han sido dos o tres pilotos los que lo han interpretado mal. Ha coincidido que los dos son españoles y por eso se habla del asunto», afirma.

El Dakar se quedasin opciones españolas Sainz: «Los españoles no tenemos suerte este...
Comentarios