martes. 31.01.2023
EUROPEO DE BALONMANO

De la excelencia al desplome

España borda el balonmano en la primera mitad ante Dinamarca pero en la segunda se viene abajo y cede su primera derrota en el Europeo. No puede fallar ante Hungría y Rusia para pasar a semifinales.
Linderg sujeta a Del Arco sin contemplaciones en un claro reflejo de la dureza defensiva de Dinamarca.

La selección española de balonmano dio un paso atrás en el camino hacia las semifinales del Europeo, y deberá ganar a Hungría y Rusia para poder pelear por las medallas, tras perder ayer domingo por 23-27 ante Dinamarca, en un encuentro en el que el conjunto español se desplomó por completo en la segunda mitad. Ni la excepcional actuación del guardameta Arpad Sterbik, que por momentos superó el 75% de paradas, ni el excelente trabajo defensivo de los «hispanos» en la primera mitad, evitaron el derrumbamiento del equipo español, que careció por completo de ideas en ataque en el segundo tiempo.

Tal y como atestiguan los más de once minutos, mediado el segundo período, que el conjunto español encadenó sin marcar y que permitieron a Dinamarca dar la vuelta al tanteador (18-23) con un parcial de 0-7 que dejó en nada el sensacional primer tiempo del equipo español. Obligado por la ausencia del lesionado Gedeón Guardiola, el conjunto español apostó de inicio en defensa por un 5-1 muy profundo con Cristian Ugalde en el puesto de avanzado, que no tardó en sorprender a los daneses.

De hecho, no habían transcurrido ni cinco minutos de juego cuando el preparador danés, Gudmundur Gudmundsson, se vio obligado a pedir un tiempo muerto para tratar de corregir el rumbo de una desnortada Dinamarca. Todo lo contrario que España, que, de la mano de un lúcido Raúl Entrerríos y de la estratosférica actuación del portero español Arpad Sterbik, que detuvo seis de los ocho primeros lanzamientos del equipo nórdico, incluido, tres de la superestrella danesa Mikkel Hansen. España se mostró como ese equipo, que a base de inteligencia, constantes ayudas y, sobre todo piernas es capaz de cerrar cualquier posible hueco al rival. Se fue al descanso con 14-11 muy esperanzador. Pero en la segunda mitad España careció de la claridad ofensiva del primer período. Problema al que se añadió la irrupción del pivote Jesper Noddesbo, que con cuatro goles en los once primeros minutos permitió a Dinamarca reducir su desventaja a tan sólo un tanto (17-16). Pero España había perdido el rumbo a pesar de Sterbik que seguía excelente.

Dinamarca se puso por primera vez en el partido por delante en el marcador (18-19) apenas superado el ecuador de la segunda mitad y ya no soltó el mando hasta el final. Los daneses se fueron cinco rriba 18-23 d tras acumular los ‘Hispanos’ más de once minutos sin marcar y el choque quedó sentenciado.

De la excelencia al desplome
Comentarios