domingo 20/9/20
Gimnasia rítmica

Tres décadas de gimnasia a todo Ritmo

 Más de 150 niñas aprenden en La Vecilla los secretos de las grandes campeonas en un campus que se ha convertido en un referente internacional
Foto de familia de las entrenadoras de un campus con solera. ANDREY SAPIZHAK.
Foto de familia de las entrenadoras de un campus con solera. ANDREY SAPIZHAK.

Un campus a todo Ritmo. Y con el sello del club leonés, una cantera inagotable de campeonas de gimnasia. Carolina, Sara Llana, Andrea Pozo, Paula Serrano, Olatz Rodríguez. Son sólo algunos nombres de las gimnastas que en su día han pasado e incluso en algunos casos siguen haciéndolo por una de las propuestas que presume de longevidad y que tiene al Ritmo como protagonista, su Campus der Verano.


La Vecilla fue, un año más, el escenario de esta iniciativa decana en España. Durante una semana las niñas que empiezan en su deporte –las más pequeñas del campus apenas han cumplido los siete años- comparten una semana de entrenamientos con gimnastas internacionales que hace pocos veranos eran unas más en el campus y ahora son el referente para esas niñas que sueñas con llegar a ser como ellas. Ningún otro campus del mundo puede ofrecer a quienes se apuntan a él convivir y entrenar con gimnastas internacionales y tener en esos días a alguna de las mejores entrenadoras de España –con Ruth Fernández a la cabeza- y hasta una olímpica -Carolina Rodríguez-, que nunca se perdió esta iniciativa cuando era gimnasta y ahora sigue haciendo disfrutar a las niñas con sus enseñanzas.

 

El Campus del Club Ritmo es una cita imprescindible en el verano deportivo leonés. Abrió sus puertas hace 31 años y volvió a colgar el cartel de ‘completo’ en muy pocos días con más de 150 niñas que llegan de toda España hasta la Granja Santa Catalina de La Vecilla para disfrutar de este campus. Todo un logro que nadie podía imaginas cuando hace más de 30 años se celebraba una concentración navideña en Boñar para que las gimnastas del Ritmo, un club que acababa de nacer en el gimnasio de la calle San Agustín de León, prepararan la nueva temporada. Aquel fue el primer campus del Ritmo.

 

De aquel fin de semana largo en Boñar se ha pasado a ocho días intensos de gimnasia rítmica en la Granja Santa Catalina de La Vecilla, adonde llegó para quedarse hace más casi dos décadas después de pasa por varios lugares de la provincia y donde ha establecido su ‘casa’ porque esta propuesta tiene muchos secretos de su éxito y uno de ellos es el lugar en el que se celebra. No es el único ya que la nómina de entrenadoras, con Ruth Fernández a la cabeza, que cuidan con mimo cada detalle para que desde las nueve de la mañana hasta la medianoche la mezcla de gimnasia rítmica y diversión sea insuperable. «Lo que hemos tenido claro desde que empezamos con esta aventura es que esto no es un negocio. Queremos que las niñas aprendan, que mejores en un deporte que le apasiona y que disfruten a tope de cada minuto que estén con nosotras. Eso es algo imprescindible porque pasárselo bien era lo que nosotras hacíamos cuando éramos gimnastas y es lo que queremos que sea nuestro campus», explica Ruth Fernández que presume de tener «las mejores entrenadoras conmigo y con una característica que es imprescindible para estar aquí: que todas ellas disfrutaron cuando eran niñas del Campus como gimnastas y eso hace que ahora sepan lo que les gusta a las niñas», apostilla.

 

Entre esas entrenadoras no faltan Nuria Castaño, junto a Ruth fundadora del campus; o Paula García, que estuvo como gimnastas en la primera edición; eximnastas del Ritmo que sigue haciendo las delicias de las más pequeñas; gimnastas del equipo nacional como Sara Llana, que compatibiliza sus entrenamientos con su participación en el campus dirigiendo los entrenamientos de niñas; o Carolina Rodríguez, toda una diploma olímpica que se encarga de uno de los grupos que la siguen idolatrando.

 

Tampoco faltan sus gimnastas del equipo de competición que aprovechan la iniciativa para empezar a a preparar esta recta final del año que tiene el Trofeo Iberdrola –noviembre- el gran reto del club leonés en una nueva temporada que el club que dirige Ruth quiere seguir creciendo y que arrancará en el trabajo con la base en el gimnasio de la calle San Agustín, 13. Las clases empezarán el 3 de septiembre, teniendo el club abierto el plazo de inscripción para todas las edades.

Tres décadas de gimnasia a todo Ritmo
Comentarios