jueves 6/5/21
fútbol

La defensa apaga la luz a la Cultural

El equipo leonés pierde un partido que tenía ganado y controlado tras el gol de Aketxe por dos graves errores atrás.
El partido fue un homenaje a las mujeres con motivo del día de la lucha contra el cáncer de mama. De ahí que la grada, como muestra la imagen, luciera con un colorido rosa que dio un mejor ambiente al partido.

La Cultural perdió una magnífica ocasión de subirse al play-off y de ganar afición y un partido que tenía controlado y casi hecho con el gol de Isaac Aketxe. Los errores atrás se pagan. Y es que ni el portero Leandro ni el centro de la defensa que ayer volvió a capitanear Santi Santos se mostraron acertados en su cometido. Un Guijuelo con mucho oficio supo aceptar los regalos locales para llevarse el encuentro por 1-2.

Una derrota que corta de raíz la corriente optimista de la escuadra de Javier Cabello y de una hinchada más al lado del equipo que otras temporadas. Los resultados positivos sirven para que los asientos del Reino de León se pueblen otra vez con la verdad del fútbol. Derrotas como las de ayer, con fallos de bulto en defensa, lo único que hacen es echar a la gente del campo, en un momento en el que la junta gestora está ideando mil fórmulas para atraer seguidores al Reino de León.

Aún así, la Cultural sólo cae un puesto en la tabla, hasta la séptima posición con 15 puntos, a tres de la zona de play-off.

Comenzó el partido con pelea por una posesión del balón que ganó la Cultural con un toque nada habitual por estos lares desde hacía tiempo. El Guijuelo trató de hacer un juego más pausado, con el fin de meter al equipo leonés en la misma dinámica. Pero los de Cabello no picaron. Al revés. Dieron más rapidez a su juego. Hasta que Viti rompió el fuera de juego por la izquierda y llegó a la línea de fondo para asistir a Aketxe, que empujó a placer a las mallas.

El cuadro local tenía el choque controlado e insistió con un juego de toque y lleno de amplitud por las bandas. Se mascaba el segundo gol local cuando un balón que llegó a Chuchi en línea de tres cuartos acabó con disparo a portería sin que nadie le saliera al paso por el centro. Se coló ante la pasividad de la defensa y el portero culturalistas. Esta acción rompió al bloque leonés y propició que el rival se recompusiera, porque estaba contra las cuerdas.

Pero esta Cultural es diferente. Sacó casta y sobre todo toque, calidad y juego de ataque para un último arreón final antes del descanso. A punto estuvo de desnivelar el marcador, pero con empate a un gol se retiraron los dos equipos a los vestuarios.

En la segunda parte se repitió la lucha en la medular, con poca llegada a los porteros, pero con una Cultural afectada por un gol que le hizo jugar después con el freno de mano levantado, con el miedo de una contra del adversario.

No fue un contraataque, sí otra confianza defensiva la que originó el gol que echó por tierra el buen trato de balón de una Cultural en la que no todos entienden el pentagrama de un Javier Cabello que debe actuar con mano de hierro con independencia de nombres, como había hecho hasta ayer. Es inconcebible, futbolísticamente, que el visitante Carlos Rubén marque el segundo gol del Guijuelo con una vertical hacia el área, sorteando defensas de la Cultural, y se plante solo ante Leandro, para colar el balón en la portería leonesa con una vaselina. Otro error atrás y derrota dolorosa, sobre todo porque no hace justicia con una Cultural que se empeña en gustar a la grada.

La Cultural no se arrugó, aunque se la notó apagada en su luz de ingenio del tiki-taka. Ya no se volvió a ver esa claridad en su juego. No consiguió llegar ya a la zona de peligro.

El Guijuelo, equipo de oficio, ya no se lo permitió. Se plantó, el equipo chacinero, sobre el campo con sus líneas bien acompasadas y redujo espacios. La Cultural se estrelló contra un muro infranqueable. El resto fueron pérdidas de tiempo charras con discusiones programadas para congelar el partido con el 1-2.

La defensa apaga la luz a la Cultural
Comentarios