martes 7/12/21

«Del Bosque tenía un librillo que ya se estaba quedando agotado» Unas pintadas que no representan el sentir de la afición

Florentino Pérez prefiere un perfil más técnico para el banquillo y homenajeará a Hierro
«Del Bosque no era el entrenador adecuado para el futuro del Real Madrid. Su modelo tradicional sufría síntomas de agotamiento. Necesitamos un técnico con un perfil más tecnificado táctica, estratégica y físicamente». El presidente blanco, Florentino Pérez, tuvo que salir este martes a la palestra para tratar de justificar ante «cientos de millones de madridistas» su discutida decisión de prescindir del técnico charro y del capitán, Fernando Hierro, la noche después de conseguir un título de Liga. Tras dejar claro que el portugués Carlos Queiroz, segundo técnico del Manchester United y descubridor de Figo responde al tipo de preparador que busca el Real Madrid, Pérez confesó que esta determinación tiene un «alto riesgo» y supone un «desgaste político» para el propio presidente. «No hemos venido a perpetuarnos en el poder. Hubiera sido más fácil renovarle, pero las exigencias son máximas en este club y las decisiones, aunque parezcan crueles, se deben tomar desde la razón y la cabeza, no desde el corazón», adujo el máximo dirigente blanco. Pérez dijo sentir «adoración» en el plano personal por el técnico despedido, al que «dejó abiertas para siempre las puertas del club», aunque su futuro se acerca al extranjero. «Medidas antipopulares» Pese a tener asumido que el adiós de Del Bosque supone una medida «antipopular», Pérez es de aquellos convencidos de que «el Madrid necesita savia nueva» y de que en todas las sociedades «es bueno hacer los cambios a tiempo, no cuando se produce la crisis». «Es mejor tomar decisiones después del triunfo que desde la derrota», insistió el presidente de ACS, seguro de que su equipo será «mucho más potente» con un entrenador moderno, que «no sea una estrella pero esté dotado de un bagaje más tecnificado que Del Bosque». En una multitudinaria conferencia de prensa, en la que se dieron cita cerca de un centenar de periodistas y también el director general deportivo del club, Jorge Valdano, Pérez desmintió que la marcha del técnico se decidiera tras la debacle de Turín. «Un partido no marca una trayectoria. Han sido dos meses de profunda reflexión y hemos concluido que finaliza un ciclo y necesitamos otro tipo de personas, dijo». No hubo, por lo tanto, ningún chispazo que provocó este cortocircuito entre presidente y entrenador, sino un «proceso paulatino en el que se observan esos síntomas de agotamiento», que no especificó. Pérez negó haber fallado en las formas, en el momento elegido para desprenderse de un técnico que ha conquistado siete títulos en menos de cuatro años. «Cuando uno no está satisfecho en el fondo siempre lo justifica con las formas. Tomar la decisión antes hubiera sido imposible. Tenía gran trascendencia y podía perturbar el final de temporada. Una vez concluida la Liga, más rápido no lo hemos podido hacer», argumentó el presidente, que el verano próximo deberá someterse a un proceso electoral. Tampoco aceptó los reproches por haber celebrado una reunión de la junta directiva de suma importancia en un restaurante. «En el club hubiera sido imposible», se supone que por el asedio informativo. «En el restaurante estuvimos en un reservado, abajo, y reflexionamos tranquilamente seis horas».

«Del Bosque tenía un librillo que ya se estaba quedando agotado» Unas pintadas que no...
Comentarios