sábado 23/10/21

Dembélé deshace un lío para acercar el Barça a punto del líder

Ousmane Dembélé, a la izquierda. celebra su gol. ALBERTO ESTÉVEZ

Mejor tarde que nunca. Ha necesitado 29 jornadas y siete meses, pero el Barcelona por fin tiene a tiro el liderato. A un solo punto del Atlético, que todavía tiene que visitar el Camp Nou a primeros de mayo, tras imponerse (1-0) al Real Valladolid.

Depende de sí mismo el conjunto azulgrana para ganar la Liga gracias a un gol salvador de Dembélé en el minuto 90, duro castigo para el Valladolid, que le había puesto las cosas muy complicadas al Barça durante todo el partido.

A pesar de tener a la vuelta de la esquina la semana más decisiva de la temporada, con el clásico primero y la final de Copa ante el Athletic después, y aun estando Messi y De Jong apercibidos de sanción, Ronald Koeman repitió su once tipo frente al Pucela. Por quinta jornada consecutiva, el 3-4-3 que en Barcelona conocen de memoria. Todo lo contrario que Sergio González en su Valladolid, que contaba por una decena las bajas en su plantilla -seis de ellas por covid- y hubo de improvisar una alineación de circunstancias.

Sin embargo, el cuadro blanquivioleta no notó la colección de ausencias.

Es más, con un sistema poco habitual de tres centrales le dio su propia medicina al Barcelona. Bien presionando arriba, bien replegando, el Valladolid puso en verdaderos aprietos al conjunto local al punto de ser el equipo que más cerca estuvo del gol en la primera parte.

Las oportunidades del Barça, mucho menos claras, se contaban por un tímido cabezazo de Mingueza en un córner y una falta desviada de Messi en la frontal hasta que al filo del descanso Pedri disparó raso desde fuera del área y obligó a Masip a estirarse, despejando el balón al poste para atraparlo después.

Seguía sin verlo claro el técnico azulgrana, así que hizo tres cambios de golpe: fuera Griezmann, Mingueza y Busquets; dentro Araujo, Braithwaite y Trincao. En los últimos minutos, el Barça protagonizó un acoso sin derribo sobre la meta de Masip. El Valladolid defendía con uñas y dientes, tan correoso que los locales apenas lograban siquiera disparar. Solo en el minuto 90, en un centro de De Jong a la desesperada mal despejado, Dembélé encañonó a Masip en el segundo palo con la zurda.

La victoria, la sexta consecutiva, coloca al Barça en la segunda plaza a un solo punto del liderato.

Dembélé deshace un lío para acercar el Barça a punto del líder
Comentarios