miércoles. 06.07.2022

Seguirá siempre en el corazón de los aficionados al tenis más veteranos, testigos privilegiados de voleas y dejadas artísticas en el pasado y ahora de esos hombres-máquina entrenados para la élite, pero el adiós de Manolo Santana deja huérfano de mitos al deporte español. Con permiso de Martín Bahamontes, que todavía vuela a sus 93 años, Santana cierra un círculo mágico. Genio, figura, emprendedor y galán hasta el final, protagonista en el papel couché de la alta sociedad marbellí, fue una de esas estrellas nacidas casi por generación espontánea en una España tenebrosa, en plena dictadura o en esa difícil transición, ejemplo de políticos y gentes comprometidas. La figura de Santana, quedará en los archivos dorados del deporte patrio junto a mitos como Angel Nieto, el pequeño piloto de los 12+1, el gimnasta Joaquín Blume, los hermanos Paquito y Blanca Fernández Ochoa, o el golfista Severiano Ballesteros.

El deporte español se queda huérfano de sus grandes mitos
Comentarios