jueves. 30.06.2022

Se acabó. Decepción que debe ser sólo momentánea y que no pude deslucir una temporada espectacular de la Deportiva. Pero ayer el equipo de todos falló cuando no podía hacerlo. Cayó 0-3, lo que unido a las victorias de UD Las Palmas y Girona FC le deja sin opciones de play off a falta de una jornada.

Quizás el exceso de responsabilidad pudo con el equipo berciano en la primera parte. Tres errores o tres acciones de falta de contundencia atrás le costaron dos tantos, que bien pudieron ser los tres. Porque en el minuto 3 Erik Morán se cruzaba in extremis ante Juan Muñoz cuando éste iba a fusilar en un centro desde la derecha por no despejar un balón la zaga berciana. Y en el minuto 5 un balón que le rebota a Copete acaba dejando solo a Borja Garcés para hacer el 0-1 ante Amir. Sólo diez minutos después era Copete el que rompía el fuera de juego en una acción en la que con un pase a la espalda de Pascanu deja sólo al propio Garcés, que repetía. No estuvo tampoco el rumano tan fino como de costumbre.

Con 0-2 la Deportiva siguió dominando, dominando mucho. Sin embargo, la falta de acierto en los últimos metros fue muy grande, porque llegadas hubo y ocasiones también, pero lo único que se puede considerar un tiro entre palos en el primer tiempo fue un córner de Ríos Reina en el minuto 49 (primera parte) en el que intentó marcar un gol olímpico, pero Riesgo no se dejó sorprender. Hasta entonces, remates fuera. En el minuto 20, un centro de Ojeda que se le va a Enrich cruzado de cabeza. En el 24, un pase de la muerte de Paris Adot tras pared con Ojeda y no llega nadie a empujarla. En el 25, un centro al área al que no llega Pascanu para meter la cabeza. Y en el 28, un centro de Ojeda desde línea de fondo que remata alto Enrich en el primer palo.

El Leganés apenas llegaba al área berciana, de hecho apenas tenía el balón. Pero un tiro duro en el minuto 31 a cargo del bigoleador a punto estuvo de sorprender a Amir, que rechazó con muchos problemas.

La esperanza deportivista llegaba en el minuto 33, cuando el árbitro decretaba un penalti de Shibasaki tras un centro de Ojeda desde línea de fondo. Sin embargo, tras revisarlo en el VAR decidió anularlo con buen criterio, ya que no era.

La ocasión más clara del equipo de Bolo llegó en el minuto 41. Un centro de Ojeda y Naranjo fallaba de cabeza. El de Rociana del Condado intentó picar el cuero, pero se le fue desviado por poco. Y la última acción del primer acto, ese intento de gol olímpico que salvó Riesgo.

Más de lo mismo

El segundo período fue más de lo mismo: un quiero y no puedo o un quiero y no acierto. Córners, córners y más córners (16, uno menos de los que dijo la tele) y tiros, tiros y más tiros, otros (otros 16), pero sin acierto ninguno.

El equipo local intentó meterse en el partido con un gol rápido que espoleara a la grada y a los propios jugadores. Y se creyó en ello durante muchos minutos, pero con el paso de los mismos el gol no llegaba, las fuerzas empezaban a flaquear, las imprecisiones ya eran mayores en los pases y el Leganés empezaba a estar cómodo. Lo que estaba claro es que no era el día, aunque antes del choque el eslogan podía ser “hoy es el día”, “hoy tiene que ser el día” u “hoy puede ser un gran día. Pero quedará al nivel de otras jornadas de decepciones finales.

Ojeda empezó el segundo tiempo con un golpeo alto, al que respondió Borja Garcés con otro lanzamiento que llevó idéntico destino.

Ríos Reina lo intentó con un tiro de lejos y con varios lanzamientos cerrados de córner, pero el portero había visto los vídeos de la temporada del conjunto ponferradino. El portero también le taponó un tiro a Agus Medina.

Yuri suplió a Paris Adot, Ojeda retrasó algo su posición y Edu Espiau y cayó a banda. Naranjo volvió a gozar de una gran ocasión, pero su tiro con rosca fue demasiado fuerte para girar entero antes de llegar a portería. El andaluz estuvo especialmente negado de cara a gol. De hecho, también gozó de la más clara del segundo acto, un remate a bocajarro de volea que estrelló en la cara del arquero, que tuvo que ser sustituido al quedar conmocionado.

Bolo metió a Zalazar en el medio, pero el equipo ya dejó de crear ocasiones y de llegar con tanto peligro. Un remate de Yuri en el primer palo se fue desviado. De hecho, el Leganés tuvo la mejor ocasión, salvada por Amir con una mano dura. Y en el minuto 82 Copete volvió a estar muy blando y Naim, que llevaba dos minutos en el campo, sentenció.

Los últimos ocho minutos y los nueve de propina sobraron. Pero la gente no se fue de sus asientos y al final reconocieron con una ovación la gran temporada de sus jugadores, a los que ya no volverán a ver en El Toralín en partido oficial hasta mediados de agosto.

La próxima cita para el conjunto blanquiazul será ante el Amorebieta en Lezama. El conjunto vasco consumó ayer el descenso. El partido podría experimentar alteración de su horario (domingo a las 18.30 horas).

La Deportiva dice adiós al play off
Comentarios