martes. 31.01.2023

El Deportivo agradece los regalos del Celta ydeja un drama enVigo

Víctor se recrea con un hat-trick y la cabeza de Lotina empieza a correr peligro muy serio
Luque y Jesuli pelean por la posesión de la pelota con total ardor
El Deportivo no tuvo que trabajar demasiado para llevarse los tres puntos y una goleada histórica de Balaídos ante un Celta al que le sigue persiguiendo la fatalidad. Los graves errores defensivos de la zaga local decidieron el partido e hicieron inútil el ficticio dominio vigués durante buena parte del mismo. Los herculinos siguen enganchados a los puestos altos de la Liga, mientras los olívicos se hunden en la tabla de clasificación. Sin ningún jugador nacido en Galicia sobre el campo comenzó el partido de máxima rivalidad de la Comunidad Autónoma, al que ambos equipos llegaban con necesidades bien distintas. Las urgencias del Celta eran mucho mayores y de ahí que los vigueses intentaran imponer su ritmo en los primeros compases del encuentro. Y para ello optaron por tocar el balón más de lo habitual para el gusto celeste en esta temporada. El Deportivo estaba a verlas venir, a la espera de algún contraataque. Pero ni eso les hizo falta a los coruñeses para adelantarse en el marcador. Bastó con un lamentable pase de Contreras, que dejó a la delantera coruñesa en situación de clara superioridad, aprovechada finalmente por Luque para fusilar sin oposición a Cavallero. En vez del empate, lo que llegó fue el segundo gol del Deportivo, en otro error defensivo de los locales. Víctor se llevó de rebote un balón y se plantó sólo ante Cavallero, al que superó picando la pelota. Lotina decidió prescindir de uno de sus tres centrales para dar entrada a Vagner, mientras Irureta introducía en el campo al único gallego, Fran. No hubo tiempo a analizar el efecto de los cambios, porque el Celta no tardó en hacer su tercer agasajo. Esta vez fue Ángel el encargado de regalar otro balón cerca de su área, que terminó aprovechando de nuevo Víctor. Pero aún había tiempo para más despropósitos, esta vez a cargo de un Cavallero que ayudó a entrar en su portería un flojo disparo de Víctor, que lograba así su tercer tanto de la noche. Y todavía llegaría el quinto, esta vez gracias a Tristán, que aprovechó la pasividad de Contreras tras un rebote. Un duro correctivo El 0-5 supone un duro correctivo para el Celta y para un Miguel Ángel Lotina cuyo puesto en el banquillo peligra seriamente, sobre todo porque los aficionados vigueses han perdido la paciencia. Así lo demostró la intensa pañolada y los gritos de desaprobación al final del choque. Queda por saber si Horacio Gómez también considera agotado el crédito del técnico. La solución, en breve.

El Deportivo agradece los regalos del Celta ydeja un drama enVigo
Comentarios