sábado 21/5/22

Un derbi sin pasillo ni relajación

El Atlético de Madrid necesita un triunfo ante el Real Madrid para no complicarse la plaza de Champions Carlo Ancelotti hará mínimas rotaciones
                      El Atlético de Madrid necesita un triunfo para mantener la plaza de Liga de Campeones. EFE
El Atlético de Madrid necesita un triunfo para mantener la plaza de Liga de Campeones. EFE

Campeón incontestable el Real Madrid, el derbi rebaja su potencia hoy —21.00 horas, en Movistar La Liga— en el Wanda Metropolitano, crucial para el Atlético de Madrid, que aún sostiene en el aire su clasificación para la Liga de Campeones. El momento del Atlético es mucho más dudoso que el de su adversario y su recorrido en los últimos duelos contra el ‘eterno’ rival sólo desprende melancolía, sin una sola victoria en los ocho más recientes, en contraposición con la fuerza actual del equipo de Carlo Ancelotti y la inusitada diferencia que los separa en la tabla después de 34 jornadas: 20 puntos.

Desde la Supercopa de Europa de 2018 en Tallín, con el Atlético como ganador en la prórroga, el triunfo en este duelo es esquivo al grupo dirigido por Diego Simeone, que cambió el derbi en 2012-13, cuando fulminó 14 años de frustraciones insoportables para el equipo y su hinchada, pero ahora se reencuentra con una secuencia estresante, que transforma al Real Madrid en el peor contrincante de los últimos tiempos para su conjunto.

En Liga la racha se agiganta hasta los doce encuentros consecutivos sin un solo triunfo del bloque rojiblanco, que encima es el equipo que se juega algo en la confrontación de este domingo: nada más y nada menos que la Liga de Campeones en términos deportivos; nada más y nada menos entre 70 y 80 millones de euros que suele ingresar con cada participación en la ‘Champions’, siempre que rebasa la fase de grupos.

El derbi, en cambio, sería este domingo un mero trámite para el Real Madrid, campeón de la Liga e impresionante finalista de la Liga de Campeones, con otra demostración de fe el pasado miércoles en ese torneo cuando parecía eliminado.

Un derbi sin pasillo ni relajación
Comentarios