lunes. 30.01.2023
COPA DEL REY

Derrota con susto añadido

El Recreativo de Huelva consiguió una justa victoria sobre el Atlético de Madrid en un partido cuyos compases finales se vieron entristecidos por el tremendo susto que protagonizó Aguilera al recibir un balonazo en el rostro que le
Momento en el que las asistencias médicas intentan reanimar a Aguilera camino de los vestuarios
Momento en el que las asistencias médicas intentan reanimar a Aguilera camino de los vestuarios
Comenzó muy bien el Recreativo, embotellando a los colchoneros, pero sin llegar a crear ocasiones claras de gol. Poco a poco el Atlético se fue asentando y tenía el balón en su poder ante la fuerte presión de los onubenses. Ante el repliegue colchonero, el Recreativo buscó sin éxito las bandas y el poco peligro que llevaba fue abortado por el cuarteto defensivo del Atlético. Aunque el Atlético intentó abrir sus líneas tras el descanso y puso en peligro el área onubense, sería el Recreativo quien abrió el marcador. Fue en el minuto 52 cuando Viqueira, al lanzar una falta directa envió el balón justo al poste haciendo inútil el esfuerzo de Esteban. Tras el gol, el Recreativo se replegó para buscar el contragolpe y aunque el Atlético mandaba tampoco supo encontrar huecos. Cuando mejor jugaban los colchoneros dos entradas de Stankovic fueron castigadas con amarilla y la consiguiente expulsión. Poco después llegó el balonazo a Aguilera y el partido perdió todo interés. Fuera de peligro Precisamente Aguilera superó una parada respiratoria y fue reanimado en la UVI móvil que le trasladó desde el Nuevo Colombino al hospital Juan Ramón Jiménez, donde quedó ingresado en observación. El capitán rojiblanco llegó con convulsiones a la clínica. Allí se le practicaron diversas pruebas que determinarán si sufre alguna lesión cerebral como consecuencia del balonazo involuntario que recibió en las postrimerías del partido y que le dejó inmóvil e inconsciente. Antes de ser evacuado del estadio, las asistencias médicas le colocaron un tubo en la boca para evitar que se tragase la lengua, y posteriormente le hicieron el boca a boca. La alarma fue tal que el colegiado corrió hacia el túnel de vestuarios para reclamar una ambulancia. El vicepresidente del Atlético, Lázaro Albarracín, fue quien hizo un primer informe sobre el estado del jugador y, en el mismo hospital, dijo que «al salir del estadio Aguilera ya se había recuperado».

Derrota con susto añadido
Comentarios