sábado. 13.08.2022
                      Novak Djokovic entra de nuevo en la carrera por ser el mejor de la historia con otro Wimbledon. T. A.
Novak Djokovic entra de nuevo en la carrera por ser el mejor de la historia con otro Wimbledon. T. A.

Novak Djokovic entró de nuevo en la carrera por ser el mejor de la historia con su séptimo Wimbledon. El serbio se libró del circo de Nick Kyrgios y desplazó al australiano (4-6, 6-3, 6-4 y 7-6 (3)) para levantar su Grand Slam número 21. Ya solo tiene a Rafa Nadal por delante, después de desempatar de una vez por todas con Roger Federer y dejar al suizo como el tercero en la terna de máximos ganadores de los títulos más importantes.

Djokovic, que no sabe si podrá jugar el US Open y el Abierto de Australia, no dejó escapar la que puede ser su última oportunidad de cazar un grande antes de que termine el año. Tuvo enfrente a un volcán en erupción que nunca llegó a explotar, pero que dilapidó su tenis con polémicas absurdas y quejas a su banquillo, rozando el ridículo y el atosigamiento, porque hasta ocho miembros de su equipo saltaban a cada punto, ganado o no, para apoyar al australiano.

Durante un set, a Kyrgios no le importó el respaldo, porque no paraba de mostrar su mejor tenis. Durante media hora, el australiano dio un recital de dejadas, voleas, de golpes estrambóticos, saques de cuchara y tiros entre las piernas que desconcertaron a Djokovic. El de Canberra encontró el camino a la victoria y se adelantó en el marcador. Nunca había perdido en su carrera contra el serbio y en ese momento colocaba en el cara a cara un 5 a 0 en cuanto a sets entre ambos tenistas. ¿Aguantaría? Quien pensara que sí, se equivocó. Djokovic se dio cuenta de que no podía caer en la red de la locura de Kyrgios y se aferró al resto, a meter cada pelota en pista. Al australiano le entraron dudas con su saque. Mientras que en el primer set solo perdió cinco puntos con él, en el segundo ya cedió nueve. Sus porcentajes bajaron dramáticamente hasta que Djokovic le asestó el golpe definitivo adjudicándose un nuevo título de Wimbledon.

Djokovic se adueña de Londres