domingo. 02.10.2022
Natación

Edu Blasco, brazadas rumbo al olimpo

El nadador vasco vinculado a León por corazón y residencia, prepara 2020 con el reto de llegar a los Juegos de Tokio Su versatilidad y calidad le ha hecho brillar también en la disciplina de salvamento y socorrismo
Eduardo Blasco trabaja para abrir las puertas del Olimpo del deporte, los Juegos. JUAN MEDINA

Preocupado por el coronavirus que ha trastocado la sociedad a nivel mundial, y el deporte en concreto, Eduardo Blasco se prepara de forma concienzuda para poder hacer realidad uno de sus grandes sueños: ser olímpico. Espera que sea este año si todo se calma...o el venidero si finalmente se pospone la cita deportiva más universal. Con 25 años se encuentra en su mejor momento. Algo que ya ha dejado patente en sus últimas apariciones en la piscina con la natación, disciplina que compagina con el salvamento y socorrismo.

Algo al alcance de los elegidos. Y Edu Blasco lo es. Por eso quiere dar un paso adelante. Y con León en su equipaje. Una ciudad que a pesar de si ascendencia vasca y de residir unos años en Canarias lleva en el corazón. Su abuelo le inculcó ese cariño adquirido en su etapa de estudiante. Y él lo ha ampliado no sólo pasando un tiempo importante en sus calles y instalaciones como el Centro de Alto Rendimiento, también decidiéndose en su día a competir por la selección autonómica. Ahora, con el paso de los años, reconoce que ha sido una de sus mejores decisiones. Como la de dedicarse a la natación y el salvamento y socorrismo donde acumula nada menos que cuatro presencias mundialistas y tres Europeos.

Blasco contabiliza 29 títulos de España, 14 medallas internacionales y 33 récords nacionales

En cuanto a podios en su palmarés, como más relevantes, destacan las 29 preseas doradas en campeonatos nacionales y las 14 medallas internacionales. Hasta 3 récords de España acumula en su equipaje, el de un deportista que a pesar de los contratiempos ha logrado aplicar el espíritu de superación para abrir las puertas a nuevos horizontes.

Uno de ellos, si el coronavirus no lo aplaza, serán los Juegos Olímpicos de Tokio en los que espera participar con la selección española en las disciplinas de 50 y 100 metros libres.

El Nacional y la marca mínima deben ser sus salvoconductos. También el Mundial de Italia debe ayudar. «Trabajo para estar en Tokio. Es un sueño que espero se convierta en realidad. Me entreno para ello», apunta a la vez que incide en que este camino aún tiene varias incertidumbres, entre ellas las fechas de la disputa de los torneos que se han visto alteradas y que aún no se sabe cuando podrán celebrarse.

La vida de un deportista de élite es así de dura. Y Eduardo lo sabe. También que dada la situación actual los entrenamientos son más difíciles. «Pero intento apañarme de la mejor manera posible para mantenerme en forma y entrenar como sea. Es dura la situación y, no lo voy a negar, también te afecta tanto en el plano deportivo como anímico. Pero hay que ser optimistas y seguir hacia adelante».

Desde los 18 años en los que daba exponencialmente el salto a la élite, Eduardo Blasco acumula casi siete demostrando que es uno de los nadadoras más destacados a nivel nacional. Y también sobresaliente en el ámbito internacional en el que ha demostrado que la natación puede tener buena compañero de viaje en el salvamento y socorrismo donde es un referente. Los dos los compagina a las mil maravillas. «Uno no influye negativamente en el otro. Todo lo contrario», asevera. Y lo hace seguro de que sus éxitos, que también tienen dedicatoria para León, son y serán la recompensa a su trabajo diario. El de un nadador que se ha forjado a sí mismo y que disfruta con lo que hace. En Tokio espera seguir haciéndolo. Bien sea este año o en el 2021 si al final el torneo olímpico se ve obligado a aplazar su celebración.

Edu Blasco, brazadas rumbo al olimpo
Comentarios