viernes 27/5/22
deivi
Malasinskas y Deividas Virbauskas, durante un entrenamiento. MARCIANO PÉREZ

Los refuerzos de marzo del Abanca Ademar no han terminado de darle ese plus al equipo que tanto necesitaba. Malasinskas al menos sí ha demostrado su calidad, sobre todo en ataque y con la conexión mágica con el pivote, pero lo cierto es que tras la debacle en Valladolid su aportación se ha ido diluyendo.

No es un defensor y quizá parte de la plantilla se ha relajado al saber que su calidad en tareas ofensivas podría suplir las carencias atrás. Pero no ha sido así. Por su parte, Deividas Virbauskas, ni siquiera ha demostrado el nivel que se le presupone. No ha tirado la puerta del vestuario ni imponerse a la enorme competencia que hay en su puesto.

El efecto Malasinskas se diluye y Deividas no termina de tirar la puerta del vestuario
Comentarios