viernes. 27.01.2023
Crisis en el club leonés | El Ayuntamiento mueve ficha

Un empresario madrileño abre una vía de futuro en la Cultural

El interés del inversor, con quien negocia el Ayuntamiento, radica en que su mujer es leonesa
Un empresario madrileño vinculado a León (su esposa es leonesa) negocia con el Ayuntamiento su desembarco en la Cultural y Deportiva Leonesa. El inversor ha hecho llegar sus pretensiones al alcalde de León, Mario Amilivia, por medio de algunos prestigiosos veteranos de la Cultural, en un primer momento. Después de los contactos iniciales, el citado empresario de la capital de España ha mantenido algunas conversaciones directas con el propio Ayuntamiento de León. La propuesta del inversor ya ha llegado a los círculos municipales, que estudian la mejor fórmula para que los actuales dirigentes de la Cultural y Deportiva Leonesa tengan una salida digna de la sociedad anónima deportiva. De ahí las últimas maniobras provocadas desde el Ayuntamiento de León para forzar su marcha en el menor tiempo posible. Primero fue el concejal de Deportes del Ayuntamiento de León, José María Rodríguez de Francisco, el que lanzó un mensaje al consejo de administración de la entidad futbolística leonesa, en el que amenazó con privar el uso del estadio Antonio Amilivia y de las demás instalaciones deportivas municipales si no se producía un cambio inmediato en la marcha deportiva de la sociedad. El día 22 de diciembre, el concejal de Deportes del Ayuntamiento de León inquirió a los dirigentes del club culturalista a jugar en una finca de Navatejera, propiedad de De Celis, como en un plazo de quince días no mejorasen los resultados. Su propósito quedó abortado por el propio pleno del Ayuntamiento, pero con su amenaza consiguió la dimisión del por entonces presidente de la Cultural, Antonio García de Celis, seis días más tarde, justo en la junta general de accionistas, en la que De Celis manifestó que no se presentaría a la reelección. Fue la primera victoria del Ayuntamiento de León para debilitar todavía más el consejo de administración de la Cultural y Deportiva Leonesa SAD, que se quedó sin la cabeza que había liderado el club desde su conversión en sociedad anónima deportiva. El golpe hizo resentirse al grupo de poder de la Cultural, que tomó la decisión, algunos días después, de nombrar vicepresidente consejero delegado a Domingo Cueto, uno de los mayores accionistas de la sociedad anónima deportiva, con el fin de dotar a la entidad de una figura visible. El Ayuntamiento de León, después de rehacerse el equipo en lo deportivo con una victoria ante el Amurrio y un empate frente al Real Oviedo en el Tartiere (tal y como había exigido el concejal De Francisco) asestó otro golpe aún más contundente, al pedir el alcalde Mario Amilivia la marcha de los actuales dirigentes de la Cultural, para dejar el camino abierto a otro grupo empresarial, encabezado por un madrileño con esposa leonesa.

Un empresario madrileño abre una vía de futuro en la Cultural
Comentarios