lunes 1/3/21
Cayetano Franco | Presidente del Abanca Ademar

«No es una quimera que el nuevo pabellón se construya donde está el depósito de la grúa»

El presidente del Abanca Ademar, Cayetano Franco, mantiene viva la ilusión de poner en pie el futuro Ademar Arena. FERNANDO OTERO

A poco más de un año para que su segundo mandato al frente del Abanca Ademar toque a su fin, Cayetano Franco atraviesa una de sus etapas más felices en un club cuya deuda es casi ya historia gracias a la labor de la actual junta directiva. No sabe si volverá a presentarse, pero si algo decantará la balanza es el proyecto del nuevo pabellón, que «no está muerto» pese a los problemas con las parcelas ni es «una quimera» como piensan muchos. En lo deportivo, el desembarco de Cadenas ha supuesto un plus de ilusión que quizá ya no esperaba saborear como presidente.

—El presupuesto del club ronda este año los 1,2 millones de euros. ¿Cuál va a ser el de la 2020-21?

—Pues, salvo sorpresa, será muy similar. Quizá haya una pequeña subida porque tenemos la esperanza de que la Diputación aporte algo más —hasta ahora son cerca de 100.000 euros— y estamos trabajando para que la Junta de Castilla y León nos dé una subvención. El tema está bastante avanzado.

—¿Cuánto puede aportar la Junta?

—A nosotros nos gustaría que rondara los 100.000 euros. Con esa cantidad andaríamos más holgados, no para fichajes, pero sí de cara al tema de los desplazamientos porque a veces hacemos viajes de dos escalas. Piensa que la Junta de Castilla-La Mancha, por ejemplo, da hasta 140.000 euros.

—¿Y el Ayuntamiento?

—Siempre le pedimos colaboración pero ahí va a ser más complicado que las cantidades aumenten.

—¿Sigue vivo el proyecto del futuro Ademar Arena o está encerrado en un cajón?

—Precisamente hace unos ocho días que estuve hablando con Vicente Canuria —concejal de Deportes del Ayuntamiento de León— del tema del pabellón y las dos parcelas que teníamos en la Lastra parece que no pueden ser, pero le propuse la finca que se utiliza en la actualidad como depósito de vehículos de la grúa —frente al CHF— que son unos 10.000 metros cuadrados. Otra cosa es ver cómo está catalogado y si hay posibilidad de recalificarlo.

—¿Entonces desde la concejalía de Deportes están por la labor de colaborar?

—Sí. Es verdad que vamos a perder un año porque al haber cambio de Gobierno necesitaban un rodaje, pero están dispuestos a colaborar con el proyecto del nuevo pabellón. No es una quimera.

—¿Seguirá siendo la misma propuesta con las dos canchas anexas para la cantera?

—Sí, exactamente igual pero en otra ubicación.

—Le queda un año de mandato y después habrá elecciones. ¿Tiene intención de presentarse de nuevo a la presidencia del Ademar?

—Sinceramente, no lo sé. Por un lado tengo muchas ganas, sobre todo por culminar el proyecto del pabellón, pero por otro conlleva un desgaste familiar importante porque me paso muchas horas fuera de casa.

—¿Hay más candidatos?

—Lo desconozco. Sí es cierto que cuando el club tenía esa deuda tan importante no había ningún candidato y ahora, con las cuentas saneadas, es todo más sencillo. Si lo del pabellón va a buen término y conseguimos que el Ayuntamiento se comprometa de verdad me hace ilusión continuar como presidente.

—¿Y después?

—No descarto convocar elecciones anticipadas si se hiciera el pabellón durante el siguiente mandato. Considero que mi labor en el Ademar estaría cumplida.

—¿Entiende que haya gente que ponga en duda la viabilidad del pabellón?

—Cada uno que piense lo que quiera. Yo creo que es viable. Algunas de las empresas que iban a instalarse en los locales del futuro pabellón sé que por el hecho de haberse retrasado el proyecto se van a instalar en la zona del Decathlon. Obviamente eso nos perjudica.

—¿Se han relajado con las propuestas para atraer más socios?

—No. Hemos tenido dos comerciales en Navidad que han visitado cerca de mil locales pero la respuesta no ha sido la que esperábamos, solo un 8%, dato que me parece muy bajo.

—Más que a las empresas me refería a campañas para atraer a la gente joven.

—Todos los años hacemos el carné joven o descuentos diferentes. Pero es muy complicado atraerles. Lo tenemos más fácil a través de la base. Los que más gente están llevando ahora mismo al Palacio son los nuevos alevines y benjamines que comenzaron esta temporada. Van con sus padres, amigos...

—¿Y poner en marcha la famosa grada joven?

—Sí, podríamos ponerla en marcha pero nos pasa como con las peñas, que no han incrementado mucho el número de socios en los últimos años. Me gustaría que hubiese peñas como las del Gorenje, con cerca de 50 personas que no pararon un segundo de animar. Nosotros tenemos tres y apenas hay gente. Y creo que les ofrecemos propuestas y descuentos interesantes.

—¿Cuánto queda para que la deuda esté completamente subsanada?

—Estamos abonando los últimos intereses. Nos quedan unos 40.000 euros, la mitad a pagar este año y el resto el que viene.

—¿Considera que haber eliminado la deuda es el gran legado que dejará en el Ademar?

—Sin duda. Que el equipo se haya mantenido con el mismo nombre es increíble, porque lo más fácil para nosotros cuando llegamos habría sido empezar con otro nombre y quitarnos ese lastre millonario. Pero entonces el equipo se llamaría Atlético Ademar o como fuera y su historia habría desaparecido por completo.

—¿Seguirá Abanca como patrocinador principal del Ademar más allá de 2021?

—Ya he solicitado una reunión con ellos antes de que termine esta temporada para conocer cuáles son sus planes porque aunque nos queda otro año no se puede arriesgar. Ten en cuenta que estamos fichando jugadores a dos años. Hay que garantizar un futuro para el club. Yo espero que sigan.

—¿Ellos están contentos?

—Creo que sí, pero también pensaba lo mismo de Reale y llegó un momento en que la dirección decidió desviar las inversiones publicitarias al fútbol. Pero Abanca sí pienso que está contento con nosotros, aunque ahora tienen que pronunciarse y firmar. Por lo menos para que estemos nosotros o no en la junta directiva, el patrocinador principal esté garantizado y haya estabilidad.

—Esta misma semana han confirmado tres nuevos fichajes para la próxima temporada que se unen a los de Semedo y Balázquez. Cadenas adelantó a este periódico que para la 2020-21 habría más cambios de los habituales. ¿Qué otros jugadores llegarán?

—Estamos trabajando en reforzar dos posiciones; un pivote defensivo y un lateral derecho.

—¿Sólo dos más?

—Seguro, salvo que aparezca algún jugador de la cantera que pueda dar el salto al primer equipo.

—Eso le abre la puerta de salida a otros tantos jugadores de la actual plantilla.

—Evidentemente va a haber salidas el próximo año. ¿Quiénes? De momento no hay nadie descartado, veremos cuando se cierre todo y dependerá de lo que diga el técnico.

—Dice que no hay nadie descartado pero todo indica que no van a renovar a Juanjo Fernández.

—Es más fácil que salgan aquellos jugadores que terminan contrato porque no tenemos ninguna atadura con ellos.

—Sin embargo aún no han tenido contacto con el manchego para comunicarle su decisión.

—Es que hasta que el entrenador no se decante y no le comunique su decisión, no lo haremos. Yo no puedo hablar con el jugador antes. Está claro que Semedo y Kisselev llegan como competencia en su puesto.

—Mosic es otro de los que están más fuera que dentro del Ademar por el mismo motivo.

—Efectivamente. Tenemos la opción de renovarle hasta el 31 de marzo, ya se verá. Lo que está claro es que tiene que salir gente.

—¿Y Fede Vieyra?

—Pues similar a los casos de Mosic y Juanjo. También tenemos la opción de renovarle nosotros. En su caso lo tiene más fácil porque de momento no hay competencia en ese puesto, pero si llega otro será Manolo quien decida si contamos con él. No queremos correr porque los que ya tenemos no son malos jugadores.

—Parece claro que Cadenas tiene total libertad para construir el equipo del próximo curso.

—Sí, pero eso mismo ya ocurrió con Rafa Guijosa. En todo momento se fichó a quien él sugería siempre y cuando pudiéramos pagarlo, claro. Nunca imponemos un jugador a los técnicos.

—Está ejerciendo de entrenador y director deportivo.

—No hay duda de que gracias a Manolo estamos fichando determinados jugadores que en otras circunstancias no vendrían. Además este primer año su nivel de entrenamientos digamos que está siendo de exigencia muy alta pero no es la que quiere para la próxima temporada, donde pretende estar en el top de cualquier equipo de Liga de Campeones. El que no funcione estará fuera del equipo.

—El fichaje de Khalifa supone la salida de Patotski...

—Bueno, Patotski tiene contrato con el Ademar. Quizá haya una cesión a otro club o que venga un equipo a por él. Por eso insisto en que no tenemos prisa.

—Pero para no tener prisa ya han anunciado a cinco nuevos jugadores. ¿Eso no enturbia el ambiente dentro de la plantilla e incluso perjudica su rendimiento?

—Personalmente nunca me ha gustado anunciar los fichajes con tanta antelación, pero es una práctica extendida en el balonmano. Creo que los jugadores son profesionales y el que se queda trabaja para seguir conservando su puesto, el que fichas para confirmar que el club no se ha equivocado apostando por él y quienes no continuarán son a los que más les interesa rendir, porque tienen tres meses por delante para demostrar lo que valen.

—Tal y como adelantó Diario de León, Marchán ya está renovado.

—Sí, su rendimiento está siendo increíble. Su caso es similar al que pasará con los nuevos fichajes. Cadenas le preparó un plan de entrenamientos con mucha antelación para que cuando se incorporase al Ademar tras el verano no partiera de cero.

—Mario López y Gonzalo Carou son los otros dos jugadores que terminan contrato. ¿Sus casos son distintos a los de Juanjo, Mosic y Vieyra o también corre peligro su futuro dentro del club?

—Queremos que los cuatros extremos sigan porque son de los mejores de la Liga. A Mario ya le hemos ofrecido una oferta de renovación.

—Pero no le ha gustado.

—Parece ser que no, pero las posturas están bastante cerca y espero que en breve podamos alcanzar un acuerdo.

—¿Y Gonzalo?

—Ese es un caso más parecido a los de Juanjo, Mosic y Vieyra. No está claro que vaya a continuar con nosotros la próxima temporada. Si llega un buen defensor puede que haya recambio. Pero tampoco es fijo que se vaya.

«No es una quimera que el nuevo pabellón se construya donde está el depósito de la grúa»
Comentarios