viernes. 09.12.2022

Escocia y República Checa quieren pescar en río revuelto

Conscientes de que la condición de favoritos está al otro lado del grupo, en Inglaterra y Croacia, las selecciones de Escocia y la República Checa arrancan en la Eurocopa (desde las 15.00 horas, en Cuatro) a la expectativa y con la idea de superar la primera fase como objetivo común. Una cita histórica tanto para el conjunto de Steve Clarke como para el de Jaroslav Silhavy. Veinticinco años ha tardado el combinado escocés en llegar a la fase final de un gran torneo, desde la edición de Inglaterra 1996.

Justo entonces, en aquel torneo, los checos lograron su mejor registro en su primera presencia en una Eurocopa como selección independiente. Fue subcampeón. Perdió la final contra Alemania. Más atrás, en 1976, el equipo centroeuropeo, entonces como Checoslovaquia, consiguió el título, el único en su historial. Lejos de esos registros está Escocia que nunca ha superado la fase de grupos y con el reto de alcanzar los octavos de final se pone en marcha. Pretende Clarke rentabilizar la calidad y la experiencia de un grupo con jugadores instalados en la Premier con un papel relevante. Se aferra Escocia al talento de Andy Robertson, del Liverpool, Scott McTominay del Manchester United o Kieran Tierney, del Arsenal como principales referentes.

La República Checa pretende no dejar pasar la ocasión de sumar sus tres primeros puntos en el compromiso ante el rival, inicialmente, más asequible del cuarteto.

Escocia y República Checa quieren pescar en río revuelto
Comentarios