viernes. 03.02.2023
BALONMANO

España se carga de dudas antes de recibir a Marruecos

Asegurar una plaza para Los Juegos de Atenas 2004, que sería un deber, o poner los pies en el podio, son los límites que definirán positivamente la actuación de la selección española de balonmano para el Mundial.
España debuta mañana frente a Marruecos (21.30 hora española) en la localidad norteña de Guimaraes, a escasas decenas de kilómetros de suelo gallego y de las playas afectadas por la marea negra del Prestige. El estreno, siempre difícil, será está vez cómodo por la acusada inferior calidad de los marroquíes, un rival que nunca ha ganado al equipo nacional y cuyo último correctivo lo recibió en el Mundial de Egipto''99 (34-18). El combinado nacional ha recuperado potencial con Talant Dujshebaev y Enric Masip, en relación con su última comparecencia oficial (séptima en el Europeo del año pasado), aunque ha perdido al gigante Andrei Chepkin y a Demetrio Lozano sobre la formación que acabó quinta en el último Mundial de Francia''2001. En Portugal, el deber cumplido para los españoles llegará hasta el séptimo puesto, el último que posibilita un lugar para Atenas 2004. Más atrás está el abismo, el fracaso para España. Por delante, en cambio, se abre el atractivo panorama de las semifinales, a las que España tan sólo ha llegado una vez, en Egipto''99. Los españoles ni se plantean la posibilidad de perder el tren olímpico. Borrada, pues, la imagen del fracaso, lo que sí planea en la mente de los jugadores de César Argilés es el acceso a las semifinales, sin lugar a dudas la frontera que separa la satisfacción del deber cumplido del éxito. Este propósito, llegar a Lisboa para disputar las medallas, se encuentra más a tiro para España que en otras ediciones, debido a la comodidad de cuatro de sus cinco rivales en la primera fase en la ciudad septentrional de Guimaraes, y al novedoso sistema de competición que elimina el cruce de cuartos de final. En Guimaraes, sede del grupo A, el equipo nacional tendrá un único escollo duro con Yugoslavia, otro nada más que comprometido ante Polonia y trámites frente a las africanas Marruecos, Túnez y Kuwait. En la segunda fase comenzarán las cábalas, puesto que acceden los 4 primeros del grupo pero con la novedad de que primer y tercer clasificado pasarán juntos y arrastrando sólo su enfrentamiento precedente, al igual que segundo y cuarto de grupo. Otra novedad: los dos rivales del grupo de España para la segunda fase provienen exclusivamente del Grupo B, en el que sobresalen Alemania, Islandia y Portugal, ésta como anfitriona y entrenada por el español García Cuesta.

España se carga de dudas antes de recibir a Marruecos
Comentarios