martes 19.11.2019
FÚTBOL | FASE DE CLASIFICACIÓN PARA LA EUROCOPA 2020

España se hiela en el último suspiro

Noruega 1 España 1. Un penalti por error de Kepa con el tiempo ya cumplido propició al final el empate de Noruega que aún deja sin sellar el billete para la Eurocopa de La Roja
Oyarzabal y Saúl intentar cortar el avance de un jugador noruego en un partido en el que La Roja hizo más méritos pero por un error al final acabó empatando. PEDERSEN
Oyarzabal y Saúl intentar cortar el avance de un jugador noruego en un partido en el que La Roja hizo más méritos pero por un error al final acabó empatando. PEDERSEN

No enamora y es más académica que brillante esta España, anoche con once titulares de otros tantos equipos, que se dejó al final dos puntos por su conformismo y un penalti tontorrón de Kepa que transformó Joshua King (1-1). Salió de Oslo con el extraordinario récord de Sergio Ramos en el macuto, pero el billete aún sin sellar séptima Eurocopa consecutiva y el pleno de triunfos cerrado con seis.

 

La jornadaDebió vencer a una Noruega plomiza, plana y sin alma, peroque tiene su mérito. No debe ser tan sencillo ganar entre fiordos y boscosas colinas si se tiene en cuenta que los vikingos no caen en su feudo desde el 0-3 ante Alemania en el camino hacia Francia 2016. La Roja certificará seguramente su clasificación el próximo martes en Suecia y luego disfrutará de ocho meses para preparar la Eurocopa más multicultural, con doce sedes de otros tantos países. Serán entrenamientos de la ventana de noviembre frente a Malta y Rumanía, ambos en casa.

 

España pagó caro su bajón final tras un práctico ejercicio de oficio, seguridad defensiva y paciencia para descerrajar a los timoratos escandinavos. A falta esta vez de rapidez, profundidad y verticalidad, el combinado nacional había recurrido en el segundo período al tiro lejano. Saúl ejerció de abrelatas, habitual durante su carrera, pero a partir de ahí bastantes inseguridades y crecimiento de los vikingos, máxime tras alguno esos balones perdidos por Ramos cuando se viene arriba. También Fabián probó de larga distancia, pero se estrelló con la madera hasta dos veces, la segunda casi al final y más de cerca. Resulta pasmosa la facilidad de este jugador para armar disparos sin apenas espacios.

 

Moreno adoptó alguna decisión significativa en un duelo condimentado, ya que los noruegos estaban obligados a ponerle picante a su juego soso para acercarse a la Eurocopa y seguir haciéndose fuertes en el coqueto Ullevaal, parecido en su interior al viejo El Sadar pamplonés y en su exterior a un vanguardista centro comercial, de ocio y de oficinas. En el proceso de búsqueda de una pareja para Ramos, el técnico regresó al pasado y tiró de Raúl Albiol, perfecto en este duelo. Estatura, poderío aéreo y veteranía al poder. 67 años suman entre dos centrales que compartieron vestuario en esos años mágicos y dorados con un título mundial y dos europeos. Garantizan presente pero no aseguran futuro. El fútbol, como la vida, es hoy, sin detenerse en las glorias o fracasos del pasado y las perspectivas de futuro más o menos halagüeñas.

 

Cemento poco armado Además, el técnico catalán insistió en Navas en lugar de Carvajal en el carril derecho y antepuso el mayor oficio de Bernat al empuje de Reguilón. En el medio se consolidan Busquets, Saúl y Fabián, titular pese a la faringitis sufrida en Las Rozas, porque el metódico técnico entiende, y a tenor de los resultados con acierto, que aportan juego, orden, coordinación y equilibrio. En la línea de tres delanteros, el exayudante de Luis Enrique alberga dudas. Comenzó Oyarzabal como falso nueve, donde brilló en la sub-21, pero mediada la primera parte situó a Rodrigo cerca de los centrales y al eibarrés por la derecha. Ceballos, anduvo algo perdido demasiado a la izquierda.

 

Con esas trazas, La Roja salió bien plantada ante un rival muy juntito en su propio campo. Comenzó robando bien tras pérdida, una de las virtudes que adornan a este equipo de Moreno, pero fue cayendo durante el primer acto en el ritmito que marcaban los nórdicos, poco interesados en que ocurrieran muchas cosas. Más allá de un centro raso poderoso de Navas, a España le faltó chispa, rapidez, desborde y más llegada por los costados. Los vikingos inquietaron en alguna acción a balón parado como la que salvó Oyarzabal tras cabezazo en semifallo de Hovland. Todo su juego de ataque pasaba por Odegaard, si bien el realista no es feliz pegado al punta King, el goleador en Mestalla, porque recibe casi siempre de espaldas.

 

Tras la reanudación, excelentes noticias y caída injustificable en el tramo final. Se incorporó por fin Bernat y Saúl sorprendió al portero Jarstein con un derecho desde fuera del área. Un gol a la alemana que hacía falta en una noche dura para el tiqui-taca. Como no llegó la sentencia, hubo incertidumbre. Y eso que Moreno trató de buscar más posesión y calma con el otro Rodri, el del City, y el eterno Cazorla. Puso más cemento al ubicar a Iñigo Martínez, tercer central, por Bernat, y le salió fatal la jugada. Ramos se ganó aún más protagonismo tras ver una amarilla por mano que no protestó. Marca de 168 partidos y le toca descansar en Suecia. Daba por descontada la clasificación pero en esas llegó el inesperado penalti.

España se hiela en el último suspiro
Comentarios