martes. 09.08.2022
                      Los atletas Fred Kerley, Marvin Bracy y Trayvon Bromell. JOHN G. M.
Los atletas Fred Kerley, Marvin Bracy y Trayvon Bromell. JOHN G. M.

Estados Unidos y su atletismo respiran tranquilos. Vuelven a ser los reyes de la velocidad masculina. La reconquista marcha por buen camino. Después del batacazo sufrido el pasado año en los Juegos Olímpicos, donde no ganaron ni una de las finales de velocidad, los 100 metros vivieron un triplete histórico que devuelve la credibilidad al equipo estadounidense. Fred Kerley, Marvin Bracy y Trayvon Bromell coparon las tres primeras plazas de la final mundialista en su casa, en Eugene, ante el delirio de un entregado Hayward Field. Una hazaña que Estados Unidos no lograba desde el Mundial de Tokio 1991, cuando Carl Lewis, Leroy Burrell y Dennis Mitchell dieron la vuelta de honor al estadio olímpico con la bandera americana. Lo volvieron a hacer 31 años después y se puede decir que el honor de la velocidad estadounidense quedó restaurado tras el hundimiento olímpico, donde Lamont Jacobs, esta vez fuera de la final por lesión, dejó una de las mayores sorpresas de los últimos tiempos.

El honor de ser el nuevo rey de la velocidad corresponde a Fred Kerley, lo más parecido al velocista total.

Especialista de 400 metros reconvertido a los 100, tiene el honor de ser de los muy pocos atletas capaz de correr el hectómetro por debajo de 100 (tiene 9.76), el 200 por debajo de 20 y el 400 por debajo de 44 segundos, algo que solo han sido capaces de hacer el también estadounidense Michael Norman y el sudafricano Wayde van Niekerk.

Estados Unidos vuelve a ser el máximo rey de la velocidad
Comentarios