domingo 17/10/21
Colomán Trabado Pérez, mejor deportista leonés del siglo XX

«Estoy orgulloso de haber llevado el nombre de León por todo el mundo»

Colomán Trabado, un referente del atletismo español. L. DE LA MATA

Colomán Trabado Pérez (Vega de Valcarce, 1958) es el ‘Mejor Deportista Leonés del Siglo XX’. La elección del exatleta por parte de los periodistas veteranos de prensa y radio deportiva de León, que encabeza Juan Manuel San Martín, tenía como principal aval los numerosos méritos contraídos por el berciano, que hoy recibe dicho reconocimiento y galardón en el Hotel Abad San Antonio en presencia de numerosos deportistas y autoridades.

—Mejor Deportista Leonés del Siglo XX. ¿Qué significa este reconocimiento?

—Muchas cosas. Pero ante todo un orgullo. Que la gente de León se acuerde de mí después de que hayan pasado tantos años es algo que me llena de felicidad. Yo siempre hice patria de mi tierra allá donde iba a competir. Y este galardón es una razón más que refrenda que en esta tierra sabemos reconocer los méritos de quienes la llevan por bandera. Además creo que también abarca la vertiente personal y no sólo deportiva. Otra prueba más es que mis mejores amigos son de León y Ponferrada.

—Mirando hacia atrás, ¿ha cambiado mucho en estas últimas décadas el atletismo de aquel deporte en el que Colomán Trabado era uno de sus máximos exponentes españoles?

—Sin duda alguna. En cuanto a los deportistas siempre ha habido una nómina de grandes atletas. Pero en otros aspectos las cosas han cambiado bastante. Antes lo teníamos más difícil. Tanto en instalaciones, a la hora de entrenar, ... Tampoco contabas con ayudas económicas y médicas. Vivir de esto era muy complicado. Yo tuve la suerte de contar con amigos, directivos y entrenadores que apostaron por mí, pero si he de ser sincero, no era la tónica habitual. Como ejemplo tras la disputa de los Juegos de Moscú. A la vuelta los atletas estuvimos a poco de dejarlo todo. Pero la Federación nos convenció con un plan de ayudas que posibilitó que siguiéramos el camino y empezaran a llegar éxitos.

—Se dice siempre que detrás de un gran atleta está también un buen entrenador. ¿Ha sido su caso?

—Claro que sí. Desde José Luis Saez que lo tuve en mi etapa de colegio a José Arroyo del Valle en el club Endesa o ya en Madrid Julio Bravo. Todos aportaron su grano de arena y contribuyeron a mis éxitos. Fueron además de entrenadores, formadores y los que marcaron el paso correcto.

—Los éxitos siempre traen consigo que las nuevas generaciones vean a los deportistas como ídolos o ejemplos a los que emular. ¿Se considera uno de ellos?

—Si a alguien he ayudado a que se dedicara al atletismo me alegro mucho. Tal vez los atletas de mi generación fuimos ejemplo para los de las sucesivas. Como nosotros de los que nos precedieron. No es nada extraño. E incluso además de motivarte te hacer valorar el esfuerzo.

—Atleta de éxito... pero antes probó como futbolista.

—Siempre me gustó el fútbol. Y llegué a jugar en la cantera de la Ponferradina. Si he de ser sincero siempre he tenido inquietudes por el deporte. Lo que pasa es que había que seguir un camino y el mío iba a ser el atletismo. Ahí tuvieron mucho que ver Saez y Arroyo que en cierta medida guiaron mis pasos. En este caso hacia el atletismo.

—¿Y los 800 metros?

—En un primer momento hacía de todo, desde cross a altura, vallas... En ese momento Arroyo del Valle me aconsejó que tenía que centrarme en una disciplina, la que mejor se me diese. Y esa fue el medio fondo. Siendo júnior ya fui campeón de España de 400 metros, algo que me hizo comprender que podía hacerlo bien en esas distancias. Y de ahí a los 800 donde si he de ser sincero, se ha visto al mejor Colomán.

—En tantos años de trayectoria en el atletismo habrá tenido momentos buenos... y malos. ¿Alguno que haya que destacar?

—En el lado positivo el Europeo de 1983 en Budapest por lo que logré y las sensaciones que tuve. Lo malo la lesión en los Juegos de Los Ángeles. Llegaba en mi mejor momento tras batir el récord de España. No digo que fuera a luchar por las medallas pero sí a hacer un buen papel. Y esa lesión acabó con mis esperanzas.

—Hablando de lesiones. A lo largo de tantos años se puede decir que le han respetado.

—Salvo la que sufrí en los Juegos de Los Ángeles se puede decir que no he pasado por esa situación. Y eso ayuda. Tal vez por la forma de entrenar, de cuidarle... Pero puedo decir que en este apartado ha sido un afortunado.

—¿Cómo ve al atletismo español y en especial al leonés?

—Con un buen presente y un mejor futuro. Hay mucha gente joven con ganas de aprender y luchar. Y mucha calidad para llegar lejos.

—En el caso de León con nombres como los de Ordóñez que precisamente también sobresale en los 800 metros.

—Es un gran atleta, con mucho talento. Tiene calidad para brillar tanto en el 800 como en los 1.500. A mi modo de ver, a pesar de los que ha logrado en el 800, creo que en los 1.500 puede lograr incluso más éxitos. Pero no sólo Saúl puede darnos alegrías.

«Estoy orgulloso de haber llevado el nombre de León por todo el mundo»
Comentarios