jueves 9/12/21
                      Nico Obolskii, que estrelló un remate en la madera, resultó clave en el triunfo culturalista porque sobre él se cometió la falta que dio origen al primer gol. FERNANDO OTERO
Nico Obolskii, que estrelló un remate en la madera, resultó clave en el triunfo culturalista porque sobre él se cometió la falta que dio origen al primer gol. FERNANDO OTERO

La Cultural se está acostumbrando a vivir al filo de la navaja de forma constante y ayer, para no ser menos, se repitió la historia para imponerse (2-1) al equipo pacense. Frente al Extremadura volvió a comenzar perdiendo por culpa de un nuevo error puntual, en esta ocasión fue del portero Dani Sotres, para después sacar los remos de acero y comenzar a navegar el río a contracorriente, aunque para su fortuna, y fruto del trabajo volvió a tener en las jugadas de estrategia su tabla de salvación porque cuatro minutos después de encajar el gol de los de Almendralejo apareció un magistral lanzamiento de un libre directo desde la frontal del área efectuado por Julen Castañeda, y cuando ya agonizaba el encuentro, faltaba un minuto para la conclusión de los noventa reglamentados un cabezazo de Amelibia tras el lanzamiento de un saque de esquina permitió la remontada y que los tres puntos se quedaran en el Reino de León.

Demasiado riesgo

La Cultural se está acostumbrando a vivir al filo de la navaja de forma constante

Llegaba la Cultural al partido ante el Extremadura herida tras la derrota cosechada siete días antes en este mismo escenario frente al Talavera (1-2) del defenestrado Víctor Cea y no podía permitirse el lujo de ceder de nuevo puntos en casa, y aunque al final logró su objetivo y ‘salvó los muebles’ lo hizo con mucho sufrimiento y un juego nada vistoso buscando solucionar sus problemas defensivos, algo que parece que no cesan aunque en esta ocasión frenó la hemorragia y sólo encajó un gol frente a los dos de media habituales.

Sin embargo, el partido comenzó con la Cultural tratando de dominar a su rival desde el pitido inicial, pero se topó con un Extremadura que suele tener esa característica en todos sus partidos, sin importarle el rival n i el terreno de juego, lo que se tradujo en una presión en equipo que comenzó a nivelar la balanza y dificultar el juego desde atrás que trataba de imponer el conjunto leonés.

Todo en contra

El equipo blanco tuvo que sacar los remos de acero y comenzar a navegar el río a contracorriente

Bajo estas premisas Aarón Piñán, Ketu y Obolskii comenzaron a tornarse en fundamentales para el juego leonés, pero fueron los visitantes los que gozaron de la primera oportunidad tras un resbalón de Amelibia, para enviar un centro desde la banda derecha de su ataque que por suerte para la Cultural Pastrana estrelló su remate en el travesaño.

Fue el primer aviso del Extremadura que comenzó a inclinar la balanza de su lado ante una Cultural que empezaba a mostrarse dubitativa hasta que llegó el minuto 21, en otro error puntual, esta vez del portero Dani Sotres, que no blocó el remate lejano de Kike Márquez y dejó el rechace para que Rubén Mesa batiera a placer la portería local. Era el 0-1.

Por fortuna para los intereses del conjunto blanco apenas cuatro minutos después Julen Castañeda hizo el gol de la igualada al enviar directamente al fondo de la portería extremeña el lanzamiento de un libre directo desde la frontal del área de penalti para establecer la igualada. Era el 1-1 cuando se cumplía el minuto 25.

La igualada hizo que el partido tomara de nuevo otros derroteros volviendo la Cultural a rehacerse y mandar en el rectángulo de juego, aunque el luminoso no sufriría más variaciones para llegarse al descanso con tablas en el marcador y las espadas en todo lo alto.

Tras el paso por vestuarios todo siguió igual, la Cultural mandaba pero no creaba peligro, aunque con ello conseguía que su rival no pisara el área de la portería defendida por Dani Sotres.

Pese a ello, el control y dominio culturalista resultaba estéril porque apenas llegaba con peligro a l meta defendida por Casto. Las manecillas del reloj comenzaban a volar y los de Ramón González seguían sin ver portería y, lo que es peor, dando la sensación de que el gol todavía estaba muy lejos.

En esas apareció Obolskii, que tras una buena ocasión desviada por un defensor a córner, aprovechó su lanzamiento para rematar por segunda vez consecutiva, aunque el balón se estrelló en el poste, circunstancia que volvió a dar alas al conjunto leonés.

Y tuvo que ser en una nueva ocasión a balón parado la que permitió a la Cultural doblegar al Extremadura, porque en el minuto 88 llegó el tanto del triunfo blanco cuando Amelibia remataba de cabeza el lanzamiento de un saque de esquina para superar al cancerbero extremeño y poner el 2-1 en el luminoso, que a la postre resultaría definitivo porque en los tres minutos de añadido decretados por el colegio apenas hubo juego ni nada que reseñar.

La estrategia rescata a la Cultural
Comentarios