martes 31.03.2020
Balonmano | Copa EHF

Europa castiga los errores del Ademar

Mario López fue uno de los mejores de un conjunto leonés al que le faltó intensidad y acierto ofensivo. MARCIANO PÉREZ
Mario López fue uno de los mejores de un conjunto leonés al que le faltó intensidad y acierto ofensivo. MARCIANO PÉREZ

Se esfumó el sueño europeo del Abanca Ademar (23-26). El RK Gorenje despertó de un bofetón a un conjunto leonés que no salió a la pista con la actitud necesaria como para frenar a la supuesta Cenicienta del grupo, que en realidad no fue otra cosa que un lobo con piel de cordero. Los de Manolo Cadenas acusaron —y mucho— la ausencia de David Fernández, el único capaz de iluminar el tiro exterior de los ademaristas cuando las defensas se engrasan a la perfección. Y la de los eslovenos se tornó en un muro difícil de penetrar, sobre todo en un segundo tiempo donde Zoran Jovicic se quitó el disfraz para mostrar la verdadera imagen de un equipo bien trabajado, físicamente muy superior y salvado en los momentos claves por Taletovic.

El guardameta amargó las pobres intentonas del ataque leonés por meterse en una ‘final’ cuyo perdedor echaría por tierra cualquier opción de colarse en los cuartos de final de la Copa EHF. Tampoco quien ganase lo tendría sencillo, pero al menos dependerá de sí mismo. Esa suerte fue para el Gorenje, que sin meter mucho ruido le aguantó el pulso al Ademar en los primeros treinta minutos. Quiso el técnico de Valdevimbre darle protagonismo a los menos protagonistas en el inicio, con Patotski bajo palos, Vieyra, Carrillo, Gonzalo Pérez, Donlin y Pedro Martínez junto a Juanjo Fernández. Un experimento que no todo el mundo entendió y que quizá se explique en la tremenda carga de partidos que lleva la plantilla o en que Cadenas se confió en exceso. Sea como fuere, las transiciones literalmente ‘andando’ de los locales convirtieron el choque en un entrenamiento sin ritmo ni continuidad.

Le costó Dios y ayuda al Abanca Ademar desestabilizar al Gorenje, al que aparentemente le venía bien el escenario planteado por el preparador leonés. El marcador siempre sopló a favor del cuadro ademarista y quizá eso nubló la mente de los de Cadenas, que al trantrán se marchaban hasta de tres goles (5-2) al minuto 10. Pero nada más lejos de la realidad. Después de ir mandando durante todo el tiempo —gracias a que Patotski maquillaba la mala defensa con hasta ocho intervenciones de mérito— los eslovenos avisaron seriamente por primera vez cuando a falta de un minuto para el paso por vestuarios ponían el 13-13. Solo el coraje de Mario López rompió las tablas (14-13). Parecía el mismo escenario que ante el Huesca, un quiero y no puedo o como diría el capitán en sala de prensa «falta de actitud y agresividad» justo el día en el que debían dar el 200%.

Vital en la portería

Taletovic se convirtió en el gran salvador del Gorenje deteniendo numerosos lanzamientos

Lo peor estaba por venir. Cierto que el arbitraje fue más permisivo de lo habitual, pero no es excusa para justificar la derrota. El Gorenje jugó sus cartas sobre el alambre de la legalidad en varias acciones, sobre todo defensivas, pero el Ademar planteó pocas alternativas para amarrar los dos puntos. De hecho se confió tanto en que al final encontrarían la clave definitiva, que cuando se quiso dar cuenta ya iba por detrás en el marcador. Fue en el minuto 35 y desde ese momento los eslovenos se creyeron de verdad que pescarían en río revuelto.

Acacio, el hombre que debe ‘suplir’ los goles de David Fernández —o al menos el que tiene intención de hacerlo— se topó una y otra vez con el portero visitante, imperial ayer. Muy acelerados, ni Jaime —tuvo dos acciones para empatar pero las falló—, ni tampoco Feuchtmann acertaban con sus tiros. Ni con los pases, lo que acabaron aprovechando sus oponentes para abrir brecha y minar aún más la moral del Ademar. Lo vio venir Cadenas, pero ya era tarde.

Marchán, desaparecido

Dice mucho del atasco ofensivo local que Rubén Marchán hiciese su primer —y único tanto del partido— en los minutos finales cuando ya todo estaba perdido (22-26). Y si en ataque las ideas brillaron por su ausencia ante un defensa de diez, atrás la pérdida de efectividad de Patotski dejaba en evidencia que el equipo tiene grandes deficiencias en la retaguardia.

Mal partido de un Abanca Ademar al que febrero se le está haciendo eterno. En Liga se mantiene soberbio, como lleva haciendo toda la temporada, pero cuando te vistes el traje europeo ningún ‘enemigo’ perdona los errores. Todavía le restan tres partidos más en la EHF a los leoneses este curso, serán sobre todo para disfrutar y para que el crecimiento del equipo se traslade a la competición doméstica, donde por cierto este próximo miércoles reciben al Granollers, otro tapado que no pondrá las cosas sencillas.

Europa castiga los errores del Ademar