jueves. 08.12.2022

Fallos que cuestan caros al Ademar

Las pérdidas de balón son un lastre que ayuda a los rivales a sacar ventaja

El Abanca Ademar no es capaz de encadenar tres triunfos consecutivos en lo que va de Liga. Después de los dos resultados favorables en el inicio de la competición y los cosechados en las jornadas 9 y 10 en Huesca los leoneses volvían a demostrar que aún les falta camino por recorrer y alcanzar una continuidad en el juego.

Entre esos deberes aparece la línea defensiva que no en todos pero sí en un número superior al deseable ha llevado a muchos encuentros a ver como la barrera de los 30 goles en contra era una constante. También los errores en el pase, algo que quedó bastante patente en el compromiso del pasado sábado en tierras oscenses y que llevó a sumar la que a día de hoy es la sexta derrota en lo que va de torneo para los ademaristas. O lo que es lo mismo, a día de hoy su bagaje en la clasificación refleja un déficit entre victorias y derrotas de uno (5-6).

Como un diente de sierra el plantel leonés sigue ofreciendo dudas, una circunstancia que cada vez tiene menos margen de error. No en vano ya se llevan disputadas 11 jornadas de la Liga. La próxima reválida será en el Palacio el sábado y frente al Benidorm en el que milita un ex como Carrillo. Y el reto enmendar los errores para mostrar una imagen más sólida que pueda revertir en un camino positivo para las próximas entregas competitivas.

A este respecto, Antonio Martínez, que regresaba a la vorágine liguera con el Abanca Ademar el pasado fin de semana en la pista del Huesca donde los leoneses salieron derrotados tiene como una de sus claves «las pérdidas de balón que son aprovechadas por los rivales para anotar goles fáciles y eso debilita la confianza del equipo».

El canterano prefiere no obstante no recurrir a la excusa de la juventud o los nervios por la situación «porque no se pueden cometer tantos errores si se quiere estar en los partidos con opciones». Su vuelta a las pistas con el equipo después de seis meses le dejaron una «sensación un tanto extraña porque era la primera vez con una lesión que requiriera tanto tiempo de recuperación», pero afirma que se sintió cómodo y sin molestias. Ahora toca ir ganando minutos y presencia en el juego.

Fallos que cuestan caros al Ademar
Comentarios