jueves. 07.07.2022
Fútbol | El reportaje

A falta de campos sólo queda la calle

La pandemia del coronavirus deja al fútbol leonés a la intemperie Junta y Federación no se ponen de acuerdo para volver al césped
David, Sergio, Lucía y Adrián juegan en el entorno de la zona del centro comercial Espacio León. FERNANDO OTERO

La pandemia del coronavirus ha situado en jaque a todo el sistema del fútbol base de León y su provincia. Esa cadena que parte desde la categoría de ‘chupetines’ y se prolonga hasta juveniles se rompió con un virus que ha puesto patas arriba al balompié más educativo, que tiene mucho que ver con la formación de los niños/as como personas. Un proceso gradual de formación que la situación sanitaria del covid ha cortado de raíz. No sólo se trata de las competiciones de cantera del fútbol provincial leonés, sino que se extiende al deporte de base en general, al que no se le ha dado ninguna oportunidad de adaptarse a la pandemia. Se le ha obligado más a la prohibición que a una regulación adaptada por mucho que se haya llenado siempre la boca de que el deporte es fuente de salud y portador de valores. Las secuelas las están sufriendo los niños/as, que carecen de campos para desarrollarse como personas y practicar actividades deportivas, fundamentales en sus diferentes crecimientos tanto personales como también intelectuales.


Sergio trata de regatear en un lance del partido. FERNANDO OTERO


Gabriel y Marco juegan también con su avión. FERNANDO OTERO

La pandemia ha echado a los niños/as a la calle. Durante este fin de semana con sólo dar una vuelta por las calles de León y sus barrios se veían grupos de chavales practicando sus deportes favoritos en parques, jardines y otros entornos que nada tienen que ver con sus medios naturales para realizarlos con la seguridad que precisan. Parecían juegos clandestinos. Lucía, David, Adrián, Álex, Oliver, Sergio, Marco y Gabriel organizaban un partido de fútbol en la zona del Centro Comercial Espacio León, un lugar en el que el firmamento y su limpieza deja mucho que desear. Mal estado del cemento, barro, piedras, baches, charcos... Nadie ayuda a que los niños/as tengan sus zonas como Dios manda. Mientras tanto, los niños salen a la calle a jugar al fútbol. Aprovechan cualquier momento del día para dar unas patadas al balón y correr por las calles tratando de imitar las paradas, asistencias, regates, pases y disparos de sus ídolos. Juegan a fútbol todos los días después de clase, en el barrio. Lucía y David llevan la voz cantante: «Nos divertimos jugando. Otros días también vienen a dar unas patadas Dani, María, Víctor, Sergio Cañón, Samu, Hugo, Leo, Álex el de mi colegio, Diego, Bea, Adrián F. y Víctor F.».

Sin solución
El covid ha situado en jaque a todo el sistema del fútbol base de León y su provincia

Las secuelas
Las están sufriendo los niños/as, que carecen de campos para desarrollarse como personas

Espacios sin cuidar
Mal estado del cemento, piedras, baches, charcos... Nadie ayuda a tener las zonas como Dios manda

A este deporte no le hacen falta las condiciones de un juego formal, tales como un campo reglamentario, líneas pintadas, marcador y banderas en las esquinas, once jugadores por equipo, o el árbitro. Sólo hace falta un balón, un grupo de amigos, una pared o una portería formada por ropa, mochilas o piedras que son utilizadas para los postes.

Los niños/as se entienden. La Junta y la Federación de esta Comunidad, por su parte, mantienen viva la controversia de nunca acabar.

A falta de campos sólo queda la calle
Comentarios