jueves 19/5/22
                      Pablo Balo llegó a la cantera del Abanca Ademar hace una década y hoy es un referente. FERNANDO OTERO
Pablo Balo llegó a la cantera del Abanca Ademar hace una década y hoy es un referente. FERNANDO OTERO

Dicen que Pablo Balo (Pola de Gordón, 1983) es un genio de esos sin lámpara capaz de convertir en oro casi todo lo que entrena. Un ‘sabio’ del balonmano por el que han pasado ya promesas de la cantera del Abanca Ademar como Antonio Martínez, Carlos Honrado o Darío Sanz. Su última gesta, hasta la fecha, haber clasificado al juvenil A para la fase final del Campeonato de España que arranca la próxima semana.

—La cantera del Ademar logra tantos éxitos en sus diferentes categorías cada año que a veces da la sensación de que no se valora lo suficiente de puertas para fuera. ¿Qué supone el hecho de que el juvenil A vaya a jugar la final a 8 del Nacional?

—Un premio enorme para toda la base. El juvenil es el colofón tras pasar por todas las categorías del club.

—El Ademar se medirá a Granollers, Ikasa y Anaitasuna en un grupo muy duro. ¿Hay opciones de llegar a semifinales o a una hipotética final?

—El sorteo ha sido duro. Los tres tienen canteras muy buenas, con mucho potencial. Dicho esto, opciones siempre tienes porque ahora mismo nosotros estamos compitiendo muy bien y vamos para eso, para intentar ser campeones.

—¿Veremos en un futuro a corto o medio plazo a jugadores del juvenil en el primer equipo?

—Se tienen que dar muchas cosas para que eso ocurra. Una de las principales es que se queden estudiando en León la carrera, que no todos los hacen, lógicamente. Es un salto muy grande, pero algunos ya el próximo año tendrán un hueco en el ULE. Piensa que hay dos categorías por medio entre la Plata y la Asobal y eso se nota.

—¿En qué cosas?

—En la fuerza, los contactos, el lanzamiento... es complicado. Y a nivel defensivo en categoría profesional es muy difícil el nivel físico que te exige. La presión es alta. Ahora, dicho esto, todos tienen la ilusión de debutar con el primer equipo. Por ejemplo Adrián Rábago y Javi Miñambres ya lo han hecho con el ULE. Parte de mi trabajo es ponerles los pies en el suelo, pero al mismo tiempo que tengan ilusión.

—Con una Liga Asobal cada vez menos poderosa a nivel económico, ¿crees que las canteras serán cada vez más protagonistas a la hora de aportar jugadores al primero equipo?

—Sí, cada vez los nutrirán más. Sin ingresos es difícil retener a la gente. La carrera deportiva de un jugador dura lo que dura y es lógico que si en un sitio te pagan 1.000 euros al mes y en otro 8.000, te vayas. Eso no quiere decir que por ser de la casa tengan que pagarles menos, deben cobrar según el rendimiento sean de donde sean, pero tal vez cuesta menos convencer a un canterano de que continúe que a uno de fuera.

—¿De dónde te viene el amor por el balonmano?

—Comencé a jugar en las escuelas deportivas de Pola de Gordón. Luego se creó el BM Santa Bárbara, yo jugaba de central y allí, tras una lesión, en un momento necesitaron un entrenador y acepté el reto. Tendría unos 21 años. Siempre me gustó lo de entrenar. Después comencé en el Cleba y de ahí di el salto al Ademar hará una década. Primero fui ayudante con Dani Gancedo y Diego Dorado y después ya cogí el infantil B.

—¿Y en el futuro, quieres dedicarte de forma profesional a ello?

—Voy año a año. Estoy muy a gusto en la cantera del Ademar y también como segundo de Felipe Verde en el ULE. Yo cada final de temporada hablo con Luis (Puertas) y siempre me pongo a disposición de lo que necesite el club.

—¿Y a medio o largo plazo?

—Siempre lo tengo ahí como una posibilidad. Estoy terminando el curso nacional de entrenador y si en un futuro me llega la posibilidad, quién sabe, no te digo que no.

—¿Quiénes son tus referentes en el mundo del banquillo?

—He tenido la suerte de estar con muchos muy buenos. Te diría Dani Gordo, Rafa Guijosa, Diego Dorado, por supuesto Cadenas, Luis Puertas, Felipe Verde y aprendí mucho de Dani Gancedo.

—¿A qué se dedica Pablo Balo cuando no entrena?

—Soy monitor deportivo en el Ayuntamiento de Pola de Gordón.

«La fase final del Nacional es un premio para toda la cantera del Ademar»
Comentarios