lunes. 04.07.2022
Fútbol | Primera División

Festín de un Barça que ya es de Champions

Barcelona 4 Atlético de Madrid 2. Los culés golean tras remontar el tanto inicial de Carrasco en un partido que terminó con Alves expulsado y que deja a los de Xavi cuartos
                      Dani Alves celebra con Gavi el cuarto gol del Barcelona ante el Atlético de Madrid. ALEJANDRO GARCÍA
Dani Alves celebra con Gavi el cuarto gol del Barcelona ante el Atlético de Madrid. ALEJANDRO GARCÍA

El Barcelona dio un paso de gigante ayer en la lucha por estar en la próxima edición de la Liga de Campeones. El conjunto que dirige Xavi se impuso al Atlético de Madrid por 4-2 gracias a los tantos de Jordi Alba, Gavi, Araujo y Dani Alves en un partido vibrante que tuvo de todo y en el que los culés firmaron sus mejores minutos de la temporada. Los blaugranas fueron superiores, llegaron a mandar por tres goles de diferencia y rubricaron un triunfo que deja tocado a un rival directo y que puede ser un punto de inflexión para lo que resta de curso.

Un tiroteo. Eso fueron los primeros minutos que se vivieron en el Camp Nou. Barcelona y Atlético salieron a disputar una auténtica final y lo hicieron, cómo no podía ser de otra manera, con el cuchillo entre los dientes, al menos en ataque. Los culés, dispuestos a mandar, con las líneas arriba, presión alta y Adama Traoré y Jordi Alba para abrir el terreno de juego. Todo estaba en el plan de Xavi, todo salvo la resistencia de un equipo, el de Simeone, que a las primeras de cambio le recordó a su rival quién era el campeón. Luis Suárez y Carrasco intercambiaron papeles y el belga, llegando desde segunda línea, apuntilló a un Ter Stegen que nada pudo hacer para evitar que los suyos empezaran por detrás en el marcador.

Un estreno brillante
Adama Traoré debutó con una asistencia de gol y siendo un tormento para la defensa atlética

El tanto rojiblanco fue un espejismo. Lejos de amilanarse, el Barça sacó a relucir todas las características que Xavi tiene redactadas en su libreto. La muestra es lo que iba a pasar apenas un minuto después. El Camp Nou aún se resignaba cuando Dani Alves y sus 38 primaveras se plantaron en el área rival para poner un centro medido a la zurda del otro lateral, Jordi Alba, que con una volea soñada conectó un zurdazo inapelable a la escuadra de Jan Oblak. Fue un gol de esos de videojuego, un tanto que devolvía la fe y reiniciaba el choque, al menos en cuanto al marcador, no respecto a las sensaciones.

Para entonces el Barcelona ya jugaba cuesta abajo. Xavi olió la sangre y los culés comenzaron a desplegar el mejor fútbol de la temporada ante el rival más indicado, un competidor directo por la Champions. Tras la reanudación, el Barcelona seguía volcado y con la idea de cerrar el choque. Alves logró el 4-1 y poco después fue expulsado por una entrada. Luis Suárez hizo el 4-2 pero el Atlético fue incapaz de pelearle el duelo a los de Xavi, que ya están en puestos Champions.

Festín de un Barça que ya es de Champions
Comentarios