miércoles 15.07.2020

La frustración de Riazor recuerda a la de Miramar

El sentimiento de frustración de los seguidores de la Deportiva en las últimas horas era muy grande. El triunfo estaba en la mano ya en el tiempo de prolongación ante un rival que no había creado ni una sola ocasión en la segunda parte y al final la Ponferradina volvió de vacía a El Bierzo.

Recordaban los seguidores blanquiazules más habituales de los partidos desde hace años una sensación muy parecido en un encuentro vivido en el estadio Miramar de Luanco. El cuadro ponferradino visitaba al Club Marino, que encabezaba la clasificación del grupo I de Segunda División B con cinco victorias y tres empates en ocho partidos.

La formación berciana sólo totalizaba nueve puntos y estaba muy cerca de la zona de descenso. El equipo de Simón Pérez se adelantó en el minuto 30 con un gol de Gonzalo Sueiro. Las cosas se ponían mejor al inicio del segundo tiempo cuando el local Mario Prieto era expulsado. Pero con diez igualaba Alejandro, que el año siguiente recalaría en las filas bercianas. A falta de 13 minutos para el final Vilaseca hacía el 1-2. Todo hacía indicar que la Deportiva iba a ser el primer equipo en derrotar al Club Marino, pero en el minuto 88 empataba Secades, en el 90 era expulsado el deportivista Jechu y en el 94, en un córner a favor de la Ponferradina, el conjunto asturiano acababa marcando desde una larguísima distancia el 3-2 en el minuto 94.

Los seguidores de la Deportiva que acudieron a aquel choque vivieron un sentimiento de frustración muy parecido al de todos los que vieron por televisión el choque de antes de ayer en Riazor ante el RC Deportivo.

Por otra parte, los jugadores del Deportivo, el berciano Borja Valle y Eneko Bóveda acabaron la semana con un entrenamiento específico al igual que los lesionados Peru Nolaskoain y Keko Gontán.

El conjunto coruñés afrontó ayer domingo una sesión de recuperación el día después del partido con la Ponferradina (2-1).

La frustración de Riazor recuerda a la de Miramar