jueves 26/5/22

Embutidos Pajariel Bembibre volvió a obrar el milagro de la permanencia en la Liga Femenina Endesa. Su técnico, Pepe Vázquez (Santiago de Compostela, 1980), se siente «orgulloso por haber cumplido el objetivo». Con la derrota del Tenerife culminaba la temporada más exigente en la élite para la escuadra bembibrense, que se había complicado la permanencia apenas cuatro días antes con la derrota ante Casademont Zaragoza y la victoria de Tenerife sobre Valencia Basket. Al final, una temporada más en la élite del baloncesto nacional.

—Antes de afrontar la última jornada de Liga, el equipo estaba en puesto de descenso, ¿creía en la permanencia?

—Siempre manifesté que nos íbamos a salvar, pero la victoria de Tenerife generó incertidumbre. A falta de una jornada pasamos a depender del resultado de un tercero. No era la situación idónea, pero después de 30 jornadas, si la clasificación dictamina la permanencia es porque es justa.

—¿Qué le daba pie a pensar que el Embutidos Pajariel iba a conseguir la salvación en la máxima categoría del baloncesto femenino nacional?

—El día a día ayudaba a superar las adversidades que teníamos y ello te hace más fuerte.

—¿A qué adversidades se refiere?

—Ha sido una temporada difícil porque empezamos con problemas en pretemporada, el momento de construcción del equipo. Tuvimos problemas de efectivos para preparar los partidos. Fueron momentos complicados que supimos superar.

—¿Y cómo se superó?

—Se superó porque la gente que estaba trabajaba bien. Insisto en que me siento satisfecho por el día a día del grupo, el trabajo de las jugadoras y el cuerpo técnico. Cuando pudimos conformar el equipo, el día a día ayudaba a superar todas las adversidades que habíamos tenido por delante.

—¿Había vivido estos problemas en otros equipos a los que ha dirigido en su carrera como entrenador de baloncesto profesional?

—He vivido temporadas más duras por impagos y porque alguna institución no funcionaba como debía. Ha sido una campaña intensa, con problemas derivados de ser un club humilde.

—¿Cómo se siente después de haber logrado la permanencia?

—Estoy orgulloso de que el equipo lo haya sacado adelante. Como colectivo nos hemos repuesto a muchos factores en contra.

—¿Cómo valora la experiencia de esta temporada?

—Cada experiencia suma para aprender, mejorar y corregir errores. Nuestra profesión es un aprendizaje constante. En todas las victorias ha brillado el trabajo coral.

—¿Cuál fue el momento clave?

—Cuando empezamos a trabajar con once jugadoras. Fue importante el trabajo en el día a día. Ya habíamos ganado a Cadí La Seu. Fue importante para ganar confianza. Después llegaron momentos de buen juego. Al principio no se trabajaba en buenas condiciones. El coronavirus y el parón de febrero impidieron al equipo lograr más victorias porque no pudo afrontar en plenas condiciones partidos claves.

—¿Cuál fue la principal fortaleza del Embutidos Pajariel para conseguir la permanencia en la Liga Femenina?

—Hemos sido uno de los pocos equipos de Liga Femenina que han jugado con diez jugadoras y una aportación equilibrada en cuanto a reparto de minutos. La palabra equipo en mayúsculas es la que mejor define a este grupo humano. Todas han tenido momentos importantes para destacar. En todas las victorias ha brillado el trabajo coral. Por esta razón me siento muy orgulloso y contento con la respuesta por parte del grupo, por parte de todo el equipo. Ganamos cuando defendimos bien y atacamos como un equipo. Todas han tenido su momento, ya sea en defensa y anotando no siempre con el mismo reparto.

«La fuerza del grupo nos dio la permanencia en la élite»
Comentarios