viernes 10.07.2020
Fútbol | Primera División

El fútbol con público crea conflicto

Real Madrid y Osasuna tienen sus estadios en obras porque el Gobierno dijo que la Liga sería a puerta cerrada No entienden que ahora se especule con abrir
La reforma del Santiago Bernabéu obligará al Madrid a jugar sus partidos en Valdebebas. MARISCAL
La reforma del Santiago Bernabéu obligará al Madrid a jugar sus partidos en Valdebebas. MARISCAL

Nueva polémica a la vista. El anuncio de Fernando Simón de que quizá se permita público en los estadios de fútbol cuando estén en fase 3, ha provocado una cascada de críticas entre varios clubes de Primera División, entre ellos el Real Madrid y el Osasuna, que tienen sus instalaciones inutilizadas a causa de diversas obras de remodelación. Las palabras de Simón, que refrendó el Gobierno pero que el Consejo Superior de Deportes quiso matizar poco después, crean un conflicto si finalmente se llevan adelante porque en un principio lo que el Ejecutivo adelantó es que el fútbol con público en las gradas no se retomaría hasta, como mínimo, octubre de este año en el mejor de los casos. En el peor, hasta 2021. El Covid-19 provocó una cascada de medias para prevenirlo y entre ellas se decidió que de volver la Liga, como así sucederá desde el 11 de junio, sería sin gente en los estadios.

Pero ahora hay incertidumbre y los clubes afectados que iniciaron sus obras en los estadios aprovechando ese anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez no entienden que se permitiera abrir las puertas en la fase 3. Insisten en que de ser así ellos se verían perjudicados porque no pueden acoger a los socios y aficionados que desearían. El Madrid, por ejemplo, ya anunció que terminará la presente temporada jugando sus partidos como local en el Alfredo Di Stéfano, en la ciudad deportiva del club. Un campo con mucho menos aforo que les hará perder grandes cantidades de dinero en concepto de taquilla y que eligieron como sede temporal ante el anuncio de Sanidad de que no permitiría público en las gradas en la presente temporada y quizá hasta el año que viene.

Tal es la controversia creada por el Gobierno, que el propio Consejo Superior de Deportes ha tenido que volver a pedir cautela.

Con 11.000 personas
Las Palmas quiere que su encuentro del día 13 ante el Girona tenga público pero el CSD pide cautela

Su presidenta, Irene Lozano, pidió ser «prudentes» y «no adelantar los plazos» para la vuelta del público a los estadios de fútbol y aseguró que esta debe hacerse «de forma que se garantice la igualdad entre los equipos y se respete la integridad de la competición».

«Es una cuestión de responsabilidad y solidaridad. Nos hemos esforzado mucho en acompasar la vuelta de los equipos, y no debemos cambiar eso. Es una competición que se hace entre todos y por igual», señaló la secretaria de Estado para el Deporte, después de que la UD Las Palmas planteara la posibilidad de reanudar la Liga con público.

Lozano consideró que «debemos ir paso a paso, sin precipitarnos, y pensando siempre que por encima de todo está la protección de la salud», ya que «parecía impensable que LaLiga retomase su actividad, pero en apenas una semana lo va a hacer».

«Nos debemos felicitar por ello, es un éxito, pero este gran avance no puede significar que olvidemos todo lo que ha ocurrido en nuestro país a nivel sanitario y humano en los últimos meses. Si en un futuro se pudiera, se verá, pero tenemos que tener cautela y, como digo, responsabilidad. No adelantemos los plazos y seamos prudentes», pidió.

La UD Las Palmas consideró esta semana que la situación epidemiológica de Canarias, que el próximo lunes debe entrar en fase 3, le permite organizar con seguridad el partido que disputará el próximo 13 de junio contra el Girona con un máximo de 11.000 espectadores presentes en su estadio, un tercio de su aforo.

El club planteó que si recibe todos los permisos necesarios, su estadio tendía dos de cada tres butacas vacías, todos los espectadores usarían mascarilla y guantes y cada uno de ellos tendría que ponerse en contacto con el club 24 horas antes para que le asignen una puerta y una hora de entrada, de forma que el público acceda al estadio sin aglomerarse.

«Si el Gobierno de Canarias está de acuerdo en que juguemos con público, si la Liga está de acuerdo en que juguemos con público, pero el CSD no lo está, no jugaremos con público. Nosotros no queremos generar conflicto».

El fútbol con público crea conflicto