lunes 6/12/21
Baloncesto | Liga femenina

El futuro de Vázquez, en el aire

El entrenador del Pajariel puso su cargo a disposición de la directiva tras los malos resultados

Carolina Arfinengo quiere dejar el equipo por falta de minutos

                      El entrenador del Pajariel Bembibre, Pepe Vázquez, medita salir del conjunto berciano. DL
El entrenador del Pajariel Bembibre, Pepe Vázquez, medita salir del conjunto berciano. DL

Al equipo del Bierzo Alto le crecen los enanos fruto de la falta de buenos resultados en la Liga Femenina. Las de Pepe Vázquez han encadenado seis derrotas consecutivas en uno de los peores arranques ligueros de su historia. En el entorno del Pajariel Bembibre P.D.M. se ha conocido la intención de que Carolina Arfinengo, quiere dejar la disciplina del equipo para poder irse quizás a otro, en el que pueda disponer de más minutos. La jugadora proveniente de la Liga Femenina Challenge, en el que jugaba en el Paterna, ha visto cómo su tiempo en la cancha ha ido mermando hasta dejar de jugar.

En total, once minutos que ha disputado en tres partidos, en los que no anotó un solo punto y capturó dos rebotes. Escaso bagaje para una jugadora que viene de recuperarse de una lesión del tendón de Aquiles y se ha preparado físicamente a conciencia. La posible marcha de Carolina Arfinengo viene unida a otra posible salida.

Pepe Vázquez puso su cargo a disposición de Amparo Villadangos, presidenta del equipo, al finalizar el último encuentro ante el Innova-tsn Leganés, viendo que todos sus esfuerzos no están dando los resultados apetecidos y observando una falta de coraje y entrega, típicos de años anteriores, que ha dejado a su equipo desconocido y sin alma. El plazo dado se especula que sea hasta la ventana Fiba de noviembre, con lo que a la directiva le queda trabajo por delante. Sustituir a dos jugadoras, la marcha de Bionca Durham y ahora la posible de Carolina Arfinengo y encontrar sustitución a Pepe Vázquez.

La mala pretemporada, la carencia de medios económicos y el desgaste sufrido durante los últimos tres años pueden haber hecho mella en los pensamientos del técnico compostelano. Se han conformado plantillas cada temporada con jugadoras de categorías inferiores, si bien la pasada temporada la llegada de Roselis Silva y Julia Gladkova dieron la consistencia al equipo, recordar que la anterior, el confinamiento por la covid-19, paró la competición cuando restaban cuatro jornadas y estaba el equipo en última posición. Todo ha sido un proceso de luchar contra corriente, de desgaste físico y psíquico y aunque se quiere, no siempre se puede.

Mal pintan las cosas para la entidad bembibrense que o encuentra una pronta solución o puede verse abocado a un descenso que nadie quiere. El reloj está en marcha y la competición no para, el sábado que viene, otra vez en el Bembibre Arena, se recibe al líder, el Cadí La Seu.

El futuro de Vázquez, en el aire
Comentarios