martes 24/5/22
                      Los jugadores del Barça celebran el tercer gol del equipo, que sirvió para derrotar al Elche. Q. GARCÍA
Los jugadores del Barça celebran el tercer gol del equipo, que sirvió para derrotar al Elche. Q. GARCÍA

El Barça sudó de lo lindo ante el Elche para poner fin a la mala racha de resultados que arrastraba durante todo el mes de diciembre (3-2). El equipo de Xavi Hernández se impuso finalmente ‘in extremis’ en un partido en el que los culés desperdiciaron una ventaja de dos tantos y en el que se volvió a poner de manifiesto que los jóvenes de La Masia han llegado para quedarse. Ferran Jutglà, Gavi y Nico marcaron y dieron un triunfo vital al Barcelona para salir de la crisis.

Los de Xavi saltaron al césped sin miedo a las consecuencias. Ni las malas sensaciones ni los resultados han desgastado a un técnico que sigue con la idea de que su equipo sea protagonista y de presionar en campo contrario. Con esa meta, refrescó el ataque con la entrada de Jutglà, el Ferran que en este momento tiene a mano. El plan le salió a la perfección. El ex del Espanyol tiene la energía que su equipo necesita para que el rival no salga fácil desde atrás y la profundidad de la han carecido los azulgranas en la primera mitad del campeonato.

Jutglà tiene además lo que es más urgente en este momento para Xavi, el gol. Lo demostró ante Boca Juniors, lo repitió cuando le anularon un tanto ante el Elche en los primeros compases de encuentro y lo certificó al rematar un córner botado por Dembélé. Jutglà se elevó y puso el sello a un inicio de partido ilusionante en el que los culés tuvieron el dominio y en el que consiguieron maniatar a los de Francisco en todo momento.

La algarabía del Camp Nou no iba a terminar ahí. «Los jóvenes son el pilar de este Barça», dijo Xavi tras el empate ante Osasuna en lo que pareció ser una profecía. Jutglà abrió el marcador y Gavi fue el que devolvió la sonrisa a un estadio que desconfiaba del buen inicio de su equipo. El menudo futbolista, de apenas 17 años, fue omnipresente en la primera mitad y dejó un tanto de esos que copan los vídeos de ‘highlights’. Con un taconazo se deshizo de Mascarell, con una finta dejó atrás a Roco y con un disparo cruzado firmó el segundo gol y devolvió la tranquilidad a un Xavi que se preparaba para su primera tarde plácida desde que aterrizó en el banquillo blaugrana. No sabía lo que le esperaba.

El Barça había firmado los mejores primeros 45 minutos del curso pero pronto iban a reaparecer todos sus fantasmas. Así avisó con dos ocasiones de Lucas Boyé y así enmudeció al Camp Nou acto seguido en una acción que desnudó todas las carencias defensivas azulgranas. Lucas Boyé hizo un simple cambio de orientación y plantó solo a Tete Morente ante Ter Stegen para que este recortara distancias con un disparo cruzado.

El tanto animó a un Elche que olió las dudas de un Barça que a día de hoy es un gigante con pies de barro. Sin apenas tiempo para digerir el gol, Tete Morente encaró a Jordi Alba y puso un centro para que Pere Milla igualara el marcador y dejara al Camp Nou incrédulo en apenas un minuto. Los cambios de Francisco y el plan del Barça habían convertido el duelo en un ida y vuelta en el que Xavi debía mediar para retomar el control del choque o sacar provecho del mismo. El técnico de Tarrasa dio entrada a Nico y el gallego, que es más bien de lo segundo, iba a poner el colofón a la montaña rusa al culminar una pared entre Dembélé y Gavi y cerrar un triunfo más sufrido de lo que se atisbaba en la primera mitad.

Gavi guía la nueva era del Barça
Comentarios