martes 17/5/22

Se trata de un singular sorteo cuyas dos protagonistas serán dos vacas, de nombre Quintana y Raneros, que cambiarán sus habituales pastos por los del campo de fútbol de Los Ponjales. Su misión será la de defecar en un lugar determinado del terreno de juego, para hacer ganador de un premio de 1.500 euros y otro de 1.000 euros a quien haya adquirido dos de las 6.231 papeletas puestas a la venta por el club por 1,5 euros cada una de ellas.

Cada una de ellas equivaldrá a una de las 6.231 parcelitas en las que será dividido el terreno de juego a través de un GPS. «Este aparato será el encargado de determinar dónde ha caído la boñiga y, por tanto, quién es el ganador del premio», indica Álvaro López. Para ello, el animal será soltado en el rectángulo de juego en el que permanecerá hasta que defeque en el mismo. El propietario de la papeleta de la parcela concreta en la que caiga la deposición será el ganador de los dos sorteos de mayor recompensa cuyos tickets ya han salido a la venta.

Esta iniciativa es bienvenida porque contribuye a recaudar un dinero que aporta liquidez, tanto al equipo de fútbol del Quintana de Raneros CF como para mejorar las instalaciones deportivas de este pueblo leonés. La juventud de esta localidad leonesa, muy amante del deporte, persigue un ambiente sano. Por ello, Álvaro López cree que este tipo de ideas «son buenas para el crecimiento de este pueblo».

«El GPS determinará dónde ha caído el excremento»
Comentarios