martes. 29.11.2022

Una sonora pitada y a jugar. En eso se resumió el reencuentro del francés Antoine Griezmann con la afición del Atlético de Madrid en su regreso al Wanda Metropolitano. Todo el estadio silbó su entrada en la segunda parte, y nada más, porque la hinchada rojiblanca estaba centrada en impulsar a los suyos en un gris estreno de la temporada europea contra el Oporto. Fue una abrumadora pitada de una inmensa mayoría de los 40.098 espectadores congregados.

Griezmann, pitada e indulto
Comentarios