domingo 16.02.2020
Pesca. Mundial de salmónidos

«Ha sido el Mundial más duro de todos en los que he subido al podio»

PABLO CASTRO PINOS. Bronce en el Mundial de Pesca

Oro, plata y bronce han sido los metales que han adornado sus últimas cinco presencias mundialistas, un logro al alcance de pocos que refrenda la condición de número uno del pescador bombero. De las aguas de Villoria de Órbigo a las de Tasmania para hacer nuevamente historia para la pesca española y leonesa.


—¿Qué sensaciones deja un nuevo éxito en el Campeonato del Mundo?

 

–Muy positivas. Parece que es ya habitual vernos en el podio y luchando por lo máximo, pero cada Mundial es distinto y poder llegar a él requiere de mucho sacrificio. Luego ya en la competición de un esfuerzo también notorio para responder a la confianza que han depositado en mí. Todos los mundiales han resultado exigentes pero si tengo que quedarme con uno que haya sido el más complicado,no lo dudo, ha sido este. Para llegar donde lo hemos hecho hemos tenido que estar tres semanas fuera de casa y también rascarnos el bolsillo.

 

—Un buen final para un Mundial que no empezó como se esperaba.

 

—Hemos pagado cara una mala primera manga. Y mira que habíamos entrenado durante los días precedentes. Pero el tiempo cambió de manera drástica y nos hizo replanteárnoslo todo. No fue un buen día. Pero en los siguientes mejoramos hasta el punto de afrontar la última jornada como líderes por equipos y con David, mi hermano de corazón, con opciones de repetir el oro a nivel individual.

 

—Un campeonato tan igualado que se decidió por el menor margen de todas las ediciones.

 

—En el caso de los equipos un punto nos separó de la plata y dos del oro. La emoción fue tal que hasta el último suspiro pudo cambiar la clasificación.

 

—Cinco podios con oros, plata y bronce. Es como para estar tremendamente feliz.

 

—Más bien satisfecho de aportar mi grano de arena a los éxitos de España en los últimos años.

 

—¿Qué es lo mejor y lo peor con los que te quedas de Tasmania?

 

—Lo mejor la piña que formamos en la selección y también la calidad humana de todos los competidores. Lo peor tal vez el sufrimiento que me ha acompañado desde el primer día en el que se torcieron las cosas y el tener que remontar sin cometer fallos.

 

—Y con el sello leonés.

 

—Para mí es un orgullo ser de León. La lástima es que tanto David como yo tengamos que competir federados en Asturias por culpa de ciertas personas, en este caso de la Federación, que no valoran lo que estamos haciendo ni nos tratan con cariño. Todo lo contrario. Por lo demás en mi tierra tengo excelentes amigos y mucha gente que ha disfrutado porque dos de sus paisanos hayamos llegado tan alto. Tampoco puedo olvidarme de Asturias que siempre nos ha acogido con los brazos abiertos.

 

—Y en el 2020 otro Mundial, en este caso en Finlandia. ¿Ya miras a ese escenario internacional?

 

—Lo primero es disfrutar en casa de este. Para mí sería un orgullo poder estar en otro Mundial, pero depende de la Federación, que creo que seguirá apostando por el grupo que en los últimos años ha logrando tan buenos resultados.

«Ha sido el Mundial más duro de todos en los que he subido al podio»
Comentarios