domingo. 27.11.2022
Vuelve el fútbol | Bundesliga

Haaland da lustre al nuevo fútbol

El Dortmund ofrece el triunfo en el derbi a la curva sur vacía en el regreso de la Bundesliga La vuelta a la competición se salda con tres lesiones musculares
El futbolista del Borussia Dortmund Achraf (izda), cedido por el Real Madrid, se lleva el balón. MARTIN

El Borussia Dortmund se impuso por 4-0 en el regreso de la Bundesliga ante su tradicional rival, el Schalke 04, con un gol del noruego Erling Haaland, dos del portugués Raphael Guerreiro y uno del belga Thorgan Hazard.

Dos meses después, en concreto 66 días, la Bundesliga inauguró el nuevo fútbol a puerta cerrada en Europa. Con un estricto protocolo sanitario impuesto para evitar contagios que incluye, entre otras normas, además de test de detección de Covid-19 a futbolistas y técnicos y la obligación de que los jugadores de banquillo, separados por una distancia mínima, lleven mascarillas, el mundo puso sus ojos este sábado en la primera gran liga continental reiniciada. En el comienzo de la tan ansiada desescalada en el fútbol tras el parón obligado por la pandemia del coronavirus.

Como importante banco de pruebas y ejemplo a seguir en la Liga, la Premier y la Serie A, el fútbol en la Bundesliga regresó con éxito, sin contratiempos destacables y con muchos goles, sin celebraciones conjuntas, durante una jornada de reinicio de campeonato similar a una de pretemporada. Entre mascarillas, desinfectantes y controles de temperatura, se saldó con al menos tres lesiones musculares, aunque eran esperadas tras tanto tiempo de inactividad competitiva. Todas ellas se produjeron en el Borussia Dortmund-Schalke, de Giovanni Reyna en el calentamiento; y durante el derbi del Ruhr más raro de la historia, de Thorgan Hazard, que se retiró cojeando, de Jadon Sancho, que solo jugó los últimos minutos, y de Jean-Clair Todibo, que ya no salió en la segunda parte al golpearse su tobillo derecho en una de las placas de publicidad.

Aunque los saludos con la mano están prohibidos, a los futbolistas les costará olvidarse de determinados automatismos, como se pudo comprobar cuando Jadon Sancho sustituyó a Thorgan Hazard, y ambos se tocaron al cruzarse. Tampoco se permiten los contactos de manos en la cara de compañeros o rivales, pero el jugador del Hertha de Berlín Dedryck Boyata protagonizó una de las imágenes de la jornada al agarrar con fuerza a Marko Grujic y prácticamente besar al serbio, mientras conversaba con él, durante el encuentro ante el Hoffenheim.

Haaland da lustre al nuevo fútbol
Comentarios