sábado 24.08.2019

Incapacidad de gestionar la ventaja

Más allá del análisis táctico, hay factores anímicos y de estrés, que hay que saber gestionar para mantener una ventaja. Esta gestión no debe basarse únicamente en tirarse y perder algo de tiempo, como todos hemos hecho, sino de la búsqueda de romperle el ritmo al rival, de presionarle más si cabe la salida de balón cuando espera que te repliegues. En definitiva, mostrarse con la contundencia y seguridad en cada acción, que haga saber al rival que aunque se jugara otro partido entero de añadido, se ganaría igual. La Cultural por el contrario careció de esta cualidad, y mostró la fragilidad propia de un equipo con miedos.

En los saques de puerta del rival los leoneses se posicionaban en un 1-4-4-2, con Señé situado en la misma línea que Dioni, con el objetivo de obligar a los madridistas a jugar en largo, aspecto que incómodo a los locales. La estructura variaba si los blancos superaban la primera linea de presión, y también en reinicios de juego, situaciones en las que Señé volvía a zonas más interiores, reforzando las ayudas permanentes en la fase de creación rival. En estos casos la estructura volvía al 1-4-4-1. Con balón la idea de los leoneses fue llevar el balón a espacios exteriores y meter el balón área mediante centros en búsqueda de remates.

El filial madridista, mostró un 1-4-4-2 cuando no tenía el balón, dentro de una idea de repliegue intermedio, que dejaba a su vez a la Cultural salidas cómodas desde atrás. Con balón los blancos fueron un equipo muy plano, multitud de pases entre centrales que se quedaban en nada, cuando les tocaba progresar a la siguiente fase de juego. El primer gol, llegó precedido de presión alta en saque de puerta, posterior recuperación, y apertura lado diestro sobre la ruptura a la zona exterior de Zelu, que realizó un centro pasado al área para la dejada de Señe a Dioni, que empujó a la red. El segundo gol de Dioni vino tras un robo a Álex y una magnífica definición ante Belmán.

Por su parte, los dos goles con los que el filial madridista consiguió el empate final, llegaron ambos en las postrimerías del encuentro, el primero tras acción combinativa que finalizó Dani Gómez, él mismo hizo el gol del empate en un saque de esquina prolongado al segundo palo.

Incapacidad de gestionar la ventaja