sábado. 04.02.2023
El debut de Mike Higgins en el Palacio de Deportes fue importante para que Baloncesto León lograse la victoria sobre el Granada, ya que permitió a Ángel Jareño situar a los tres americanos en pista para apostar por los hombres altos en un momento en el que se precisaba poderío en la pintura. Pero Higgins demostró que precisará un periodo de adaptación porque en muchas jugadas dejó a León con sólo cuatro jugadores en la pista al no terminar de encontrar su posición. El estadounidense con pasaporte español jugó 18 minutos, en los que anotó dos puntos, cogió dos rebotes y colocó dos tapones, además de provocar cuatro personales a los jugadores visitantes. Pero Higgins no es un hombre de grandes números si no un trabajador oscuro que aprovecha su experiencia para impulsar a sus compañeros en la pista, como exhibió el viernes al favorecer con sus bloqueos dos canastas fáciles de Iker Urreizti. El que de nuevo jugó a rachas fue Jamahl Mosley, que fue fundamental en el segundo cuarto pero luego tuvo momentos especialmente perdido. Por contra, el nigeriano Ugonna Onyekwe realizó una nueva exhibición de su talento en la pista y se apuntó otras vez una estadística galáctica. León hizo un 13 de 16 en tiros libres y cogió 30 rebotes frente a los 36 de Granada, unos números más aceptables que los de Algeciras. La Copa rompe la monotonía León tiene programado para esta tarde un entrenamiento voluntario y mañana regresará a primera hora al trabajo en el Palacio. La cita del martes con el Fórum romperá esta semana la monotonía, aunque en el equipo de Jareño se asegura que sólo piensa en la LEB. Pero ganar a un ACB daría alas al equipo.

Integrar a Higgins, prioridad de León
Comentarios