viernes 7/5/21
Balonmano | Liga Asobal

La irregularidad del Ademar sigue sin fin

Los leoneses tiraron por tierra el buen trabajo hecho en la primera parte y acabaron cediendo ante un conjunto cántabro más aguerrido (31-29)
El Abanca Ademar defiende un lanzamiento del Sinfín que finalmente no alcanzó portería. ALBERTO LOSA

Qué largo se le está haciendo este tramo de temporada liguera a Abanca Ademar (31-29). Los de Cadenas llevan demasiados kilómetros y demasiados problemas de bajas y lesiones en poco tiempo, una pesada carga que se notó en La Albericia frente al Sinfín, que se impuso a los leoneses. Los locales se jugaban sus opciones de permanencia, mordieron más y con un porterazo que militó en el filial leonés como Ernesto Sánchez acabaron llevándose el gato al agua. Final ajustado pero victoria cántabra y los maristas que se descuelgan de las posiciones cabeceras.

Comenzó el encuentro con Tin Lucin marcando la pauta desde la primera línea, dos dianas seguidas del faro ademarista ante las prisas del ataque cántabro. Pero la defensa local se entonaba, el palo se aliaba con Sinfin y pronto el empate a dos era una realidad. No obstante, el bloque de Manolo Cadenas no estaba dispuesto a dejarse sorprender, con un gran funcionamiento en los apoyos defensivos y fluidez en la defensa, nuevo parcial de cero a tres que culminaba el talento veloz de Gonzalo Pérez Arce situando un 2-5 en el electrónico.

En la segunda línea, Gonzalo seguía dictando clases en el extremo con dianas importantes, y una recuperación de Ademar ampliaba la diferencia a un 3-7, el tercero en la cuenta de Lucin. Víctor Montesinos se veía obligado a solicitar tiempo muerto porque el encuentro se comenzaba a romper ante la lógica de la diferencia entre ambos conjuntos, y más con un Ademar muy metido en el choque, defendiendo, bloqueando y recuperando con fiereza. A ello le sumamos que Slavic comenzaba a sacar alguna mano cuasi milagrosa, y se explicaba que Abanca Ademar mandara con comodidad.

Doblaban los de Cadenas (4-8) a un adversario que sólo funcionaba con chispazos individuales, como un golazo de Ostroushko, pero que volvía a acercarse en el electrónico pasado ya el ecuador del primer periodo. Cantabria Sinfin se acercaba a uno con un 7-8 y el meta Ernesto Sánchez sujetaba a los suyos para que llegara el empate de Cristian Postigo desde el extremo. Iguales a ocho, tiempo muerto de Manolo Cadenas. Tin Lucin tiraba del carro con su poderío realizador y el efecto del tiempo se notaba cuando Natán colocaba en el marcador un 9-12, de nuevo los leoneses mandando en los dos extremos de la pista. No obstante, el juego al pivote con Herrero Lon hacía daño a la zaga marista y los santanderinos recortaban de nuevo al mínimo, hasta que el misil Lucin ponía un 11-13.

Donlin se permitía un gol desde el centro de la pista tras diana local, sin portero Sinfin, para poner un vibrante 14-16 en inferioridad cántabra. Cadenas supo mover sus bazas y al descanso mandaba Ademar 14-16 con lanzamiento de Ostrouhko fuera con el crono a cero en un golpe franco desviado. Los líderes sacaban a relucir talento, Dimitrievski y Lucin marcando en el inicio del segundo periodo.

Khalifa estaba en el arco marista, pero los goles cántabros iban cayendo y Sinfin se esperanzaba, ganando 19-18 a todo un Abanca Ademar ya con seis minutos consumidos. Lucin se iba dos minutos al banco pero Khalifa comenzaba a sacar manos importantes y Kisselev devolvía las tablas en una diana importante. El encuentro estaba en su cénit, con sucesivos empates y dos escuadras a por todas, dándolo todo a pesar de la diferencia en la tabla. Cada uno con sus armas buscaba la mejor de las recompensas. Empates a 20, a 21, y nuevo relevo en la meta marista con 22-21 abajo en las luces, Slavic a cancha. Cada equipo anotaba en su ataque hasta que una pérdida de Erwin acababa en un 24-22.

Gonzalo aparecía en velocidad para evitar un mayor despegue de los santanderinos. Eso sí, Manolo Cadenas se veía obligado a pedir tiempo cuando los locales recuperaban esa renta de dos con diana de Zungri. Pero de poco servía, ya que pasado el ecuador del segundo periodo tenía Vallés un siete metros para poner a los suyos tres arriba con 26-24. Gigante Slavic, dando exígeno, dando vida a los suyos. Y en el ataque marista, otro siete metros que Gonzalo no perdonaba, sólo uno abajo Abanca Ademar. Nadie daba su brazo a torcer, contra de Pla en el 27-26 y respuesta en un parpadeo, misil de Lucin para el 27-26. Infartante. Surgía poderosa la figura de Ernesto en la meta local y Herrero Lon en el pivote. Se iba agotando el tiempo para Ademar y el equipo seguía por debajo, muy desacertado Marchán en el pivote.

Restaban seis minutos y aunque Ademar había empatado, de nuevo los locales mandaban. Natán empataba a 29 ya dentro de los cinco finales. La locura cántabra con un golazo de Ramiro en el extremo y un balón fuera de Marchán con todo Ademar pidiendo falta. Feuchtmann robaba un balón pero el lanzamiento de Gonzalo lo detenía Ernesto Sánchez, un muro para los maristas.

La irregularidad del Ademar sigue sin fin
Comentarios