sábado. 26.11.2022

El extremeño Javier Cienfuegos, primer español en una final olímpica de martillo, se clasificó décimo con un mejor lanzamiento de 76,30 que no le resultó bastante para acceder a los tres últimos tiros.

El lanzador de Montijo había llegado a la final con un lanzamiento de 76,91 metros, séptimo entre los doce finalistas, justo el puesto que obtuvo en su primera gran final, hace dos años en los Mundiales de Doha, donde lanzó 76,57.

El extremeño, plusmarquista nacional con 79,38, había anticipado, tras clasificarse para la final: «Si estoy en mis marcas, podemos soñar», pero estuvo ligeramente por debajo.

Empezó el concurso lanzando 74,62, a continuación cometió un nulo y mejoró en el tercero hasta los 76,30, que resultaron insuficientes para meterse entre los ocho que siguen en competición a partir del tercer turno.

Javier Cienfuegos, décimo en su primera final olímpica
Comentarios