martes. 05.07.2022
Baloncesto | El reportaje

JJ Barea, el sueño real del campeón leonés de la NBA

El base con raíces en Ribota de Sajambre elige España para disfrutar de sus últimos años como jugador

El Estudiantes, destino en la ACB

Vista de la localidad de Ribota de Sajambre. PACO VALDESUEIRO

«Sueño con jugar algún día en España. Y a ser posible en León, la tierra de mi familia materna a la que llevo en el corazón». Ese deseo lo pronunciaba hace poco más de nueve años el base José Juan ‘JJ’ Barea apenas unas semanas después de proclamarse campeón de la NBA con los Dallas Mavericks. Un sueño para honrar a su familia materna, natural de Ribota de Sajambre y de la que siempre escuchó historias y vicisitudes de la pequeña localidad leonesa. Y un homenaje a su bisabuelo Juan Fernández y a su madre Marta. Ahora puede hacerlo realidad. Justo con 36 años y en la recta final de una carrera marcada por el espíritu de superación... y también el éxito.

No podrá hacerlo en el Baloncesto León. El club de su tierra al que seguía desde la distancia. Su desaparición hace unos años se lo ha impedido. Pero no así en un club español, el Movistar Estudiantes al que llega avalado por su trayectoria de 14 años en la mejor liga del mundo en la que se hizo un nombre y de la que llega dispuesto a mostrar su calidad.

Guiño a sus raíces

Barea inició hace unos años el procedimiento para contar con la nacionalidad española

JJ Barea ha elegido España por sus raíces y corazón. No ha podido ser en Baloncesto León ni tampoco en el Real Madrid y FC Barcelona, otros clubes a los que seguía desde el otro lado del Atlántico pero sí a otro club con historia como el de Ramiro de Maeztu. Un destino que le hace estar más cerca de Ribota de Sajambre, localidad que no pudo visitar cuando viajó de adolescente a España y que ahora espera conocer. Tal vez incluso con su madre Marta Mora, que cuenta con la nacionalidad española, un proceso que Barea inició hace ya unos años.

Mayagüez le vio nacer un 26 de junio de 1984 y ese mismo mes, eso sí, 36 años después, Dallas se convertía en la primera estación de éxito de José Juan Barea. En todo ese trayecto el nombre de León y más concretamente de la población de Ribota de Sajambre han estado presentes en su mente. Con pasaporte puertorriqueño por sus venas también corre sangre española y JJ no lo ha olvidado nunca. Eso sí, hasta ahora no ha podido pisar el suelo de sus ancestros. Algo que puede corregir en los próximos meses. Hace unos años ya lo apuntaba en una entrevista en exclusiva que concedía a Diario de León desde Puerto Rico en una de esas semanas sin competición.

Baloncesto León

«Si salgo de la NBA mi sueño es poder retirarme en mi tierra», precisaba JJ hace unos años

«Por desgracia no he podido pisarla. Eso sí, en mi casa se ha hablado muchas veces de ella, de Ribota de Sajambre. Incluso alguno de mis parientes han viajado allí. Yo he estado un par de veces en mi época de adolescente en España, concretamente en Barcelona y Mallorca. Pero ha sido de vacaciones. Si mi deseo es jugar en España también lo es poder visitar algún día Ribota. Me han hablado muy bien de ella e incluso he podido ver alguna foto. Sé que es un pueblo pequeñito pero con mucho encanto».

Así es JJ Barea, un jugador del que guardan un excelente recuerdo en Dallas donde fue protagonista de las mejores temporadas en la historia de la franquicia texana, incluido el anillo de campeón junto a Nowitzki en la campaña 2010-2011. También en Mineápolis a pesar del poco tiempo que vistió la camiseta de Minnesota. Incluso antes de que empezara la presente temporada se habló de él para el staff técnico de los Mavericks. Una opción que descartó para intentar ampliar su trayectoria como jugador algunos años más. Si no era en Dallas su prioridad pasaba por España. Ni Rusia, Italia, Alemania o Turquía, otras grandes ligas de baloncesto europeo. La ACB. Y ahí el Movistar Estudiantes ha estado más certero que otros equipos. En la plantilla colegial coincidirá con jugadores de la talla de Alessandro Gentile. Y su cometido no será otro que ser el timonel de un equipo que pretende recuperar un lugar protagonista en la Liga española. Su aval, nada menos que 881 partidos en la NBA a lo largo de 14 temporadas en las que su rol de titular no admitía dudas. Y eso que a la mejor liga del mundo tuvo que entrar por la puerta de atrás al no ser drafteado. Sus buenas campañas en la CBA llamaron la atención por aquel entonces de unos Dallas Maveriks en construcción con un Nowitzki reclamando un papel de estrella. Su llegada sirvió precisamente para que se conformara una dupla casi inexpugnable que llevó a la franquicia texana a hacer historia derrotando a los Miami Heat liderados por aquel entonces por LeBron James en la final de la NBA. Y con un destacado protagonismo para JJ Barea. También lo ha tenido en la selección puertorriqueña a la que ha llevado a lograr varios títulos como los Juegos Panamericanos.

Ahora ese rol buscará mantenerlo en el Estudiantes al que lleva dispuesto a demostrar que con 36 años mantiene la calidad y prestaciones de sus mejores tiempos. Y a unos cientos de kilómetros de León, más concretamente de Ribota de Sajambre, población de la que en el siglo XIX partieron sus bisabuelos para labrarse un futuro a miles de kilómetros. Nada menos que en Puerto Rico. Allí nacía Barea que desde niños escuchaba ls historias familiares deseoso de poder pisar en un futuro esa tierra de la que tuvieron que salir sus ancestros y en la que hasta no hace mucho vivían familiares, algunos lejanos pero con el mismo ADN en las venas que el campeón de baloncesto.

Toda una vida

 El base contabiliza 14 temporadas en la mejor liga del mundo, la mayor parte en los Mavericks

Su bisabuelo Juan, su bisabuela, sus abuelos y su madre Marta nunca dejaron de recordarle que por sus venas corría sangre española, la de León. Por eso siempre que ha podido ha mirado hacia España. «En mi familia los orígenes están siempre presentes» remarcaba en su día a este periódico JJ. La actualidad social y económica no han pasado desapercibidas y hasta su padre, representante en su día a nivel deportivo, se interesaba en su día en plena entrevista por los acontecimientos en la península.

Ribota de Sajambre

Uno de los primeros deseos de Barea pasa por visitar a la localidad de sus antepasados

Ahora su hijo, todo un campeón de la NBA, lo vivirá en primera persona. Justo su llegada a suelo español se producirá en las próximas horas pudiendo debutar el próximo sábado contra el GBC. Será el primer encuentro del base en una pista de la ACB. ese día las miradas estarán puestas en él, no sólo por la aportación que pueda ofrecer en el plano deportivo, también por sus genes leoneses. Algo de lo que siempre ha hecho gala un jugador que a buen seguro dará muchas alegrías a la parroquia de su nuevo equipo.

Y de paso, cuando disponga de algún día libre, dirigirse a la tierra de sus antepasados, Ribot de Sajambre, para disfrutar de algo que lleva tantos años deseando. Podría hacerlo incluso con su familia. Tal vez con su madre.

Tampoco descarta acelerar los trámites para su nacionalización como español que iniciaba hace unos años y que durante algún tiempo quedaron aparcados. Ahora los podría retomar una vez que uno de sus sueños va a cumplirse. Tal vez no sea el último de ese campeón de la NBA que lleva por sus venas sangre leonesa.

JJ Barea, el sueño real del campeón leonés de la NBA
Comentarios