martes 25/1/22
Fútbol | Tercera RFEF

El Júpiter Leonés sabe sufrir en Ciudad Rodrigo

El filial blanco doblega al equipo charro con un futbolista menos

Marc Padilla y Kini materializan el triunfo del filial

                      Los jugadores leoneses celebran la victoria. CYDL
Los jugadores leoneses celebran la victoria. CYDL

Al filial leonés le tocaba viajar hasta Salamanca después de caer derrotado por primera vez en el curso ante el Numancia B la semana pasada. La victoria del Guijuelo ante el Atlético Astorga obligaba al Júpiter Leonés a reencontrarse con el triunfo para permanecer al acecho del líder del grupo, logrando su objetivo al imponerse por 0-2.

La pugna por el triunfo prometía un partido muy disputado y no defraudó. El choque comenzaba con nerviosismo por parte de ambos equipos y ninguno de los dos acababa de tomar las riendas durante los primeros minutos de juego. La condición de local jugaba a favor del Ciudad Rodrigo, pero el Júpiter Leonés no quería hacerse pequeño y trataba de poner encima de la mesa los motivos que le han llevado a la parte alta de la clasificación.

El cuadro dirigido por Israel Martínez buscaba los huecos en una defensa rocosa. Las bajas de hombres importantes en el once habitual, debido a su convocatoria con el primer equipo, parecía notarse en algunas fases en las que el Júpiter no acababa de dar su mejor versión. De hecho, eran los locales los que se marchaban al descanso con la sensación de poder haberse ido por delante. Los primeros 45 minutos dejaban dudas en el entorno culturalista, pero el técnico decidía aguantar a los mismos jugadores que iniciaron el duelo para disputar la segunda mitad. El marcador no se movía, pero el Júpìter Leonés comenzaba a carburar y a tomar el control del duelo. El peligro ahora se trasladaban hacia el área local y los muchachos del filial veían más cerca llevarse los tres puntos.

El partido entraba en su recta final y el empate a cero no servía ni a los locales ni a los visitantes. La tensión iba en aumento y los problemas crecían todavía más para el cuadro leonés cuando en apenas cinco minutos Jairo veía dos cartulinas amarillas y dejaba a los suyos con diez para afrontar los últimos minutos de la batalla pero el gol llegaría justo después de quedarse con un hombre menos. La solidez defensiva que había hecho servir el Ciudad Rodrigo durante los 80 minutos de juego desaparecía por un instante y Marc Padilla aprovechaba para adelantar a los suyos a falta de siete para el pitido final. Con el cuadro local volcado al ataque en busca del empate y con el tiempo corriendo en su contra, Kini se encontraba un balón cerca de la portería rival, tras otro despiste de la zaga salmantina, que acababa con el 0-2 en el electrónico y desataba la alegría en el banquillo leonés.

El Júpiter Leonés sabe sufrir en Ciudad Rodrigo
Comentarios