martes 19/10/21
balonmano. el derbi más caliente de la asobal

La historia se alía con el Ademar

En las últimas siete temporadas el equipo leonés ha «pescado» en seis ocasiones en el feudo vallisoletano ganando cuatro derbis, empatando dos y perdiendo sólo en una ocasión.
El extremo eslovaco Martin Stranovsky será decisivo en el duelo del próximo domingo.

La historia reciente está del lado del Reale Ademar en los derbis jugados en terreno pucelano. En las últimas siete temporadas el equipo leonés se ha llevado el triunfo en cuatro ocasiones, empatado dos veces e hincado la rodilla en una sola ocasión aunque cuando lo hizo fue por una derrota bastante abultada. Así las cosas está claro que la historia reciente está claramente del lado de un Reale Ademar que quiere prolongar esta buena racha en el nuevo derbi que se disputará el próximo domingo a partir de las 20.15 horas.

El último derbi la pasada campaña dejó un sabor muy dulce en el ademarismo cuando ambos se vieron las caras en la jornada que echaba el telón a la competición con la tercera plaza de la Liga en juego; un puesto que daba billete para la próxima edición de la Liga de Campeones y al que también aspiraba el Valladolid. Tras un intenso partido la victoria cayó de lado de los leoneses, entonces entrenados por Jordi Ribera, por un resultado muy ajustado: 27-28.

¿Afán de revancha?. Ese partido lo recuerda perfectamente, Ángel Montoro, que fue de la partida y disfrutó del pase a la Champions en el pabellón valllisoletano. «Fue un derbi especial y bastante cercano en el tiempo. Conseguimos la tercera plaza allí por un gol de diferencia y seguro que no se les ha olvidado. Intuyo que saldrán con afán de revancha lo que supone otro aliciente más para el derbi», afirma el zurdo ademarista y techo de la Liga Asobal con sus 2,11 de estatura.

En el otro extremo, el de los momentos amargos, la única derrota del Reale Ademar en estos siete últimos años se produjo en la campaña 2009/10 y ahí los de Pastor vapulearon sin piedad a los leoneses derrotándolos por un contundente 30-23.

Racha que los de Isidoro Martínez tratarán de mantener gracias al buen momento de forma que atraviesa el equipo como evidenció ante el Kiel en la Liga de Campeones, con un empate con el reloj a cero que aún saborea la afición leonesa. Un partido pleno de garra, intensidad y fe en sus posibilidades. Tres cualidades que a buen seguro se volverán a ver el próximo domingo en el pabellón Pisuerga.

Pero aunque la historia reciente tiene un claro color leonés lo cierto es que, a la postre, sólo sirve para alimentar estadísticas pero no para ganar partidos. Por eso el próximo derbi es una página en blanco que volverán a esccribir ambos equipos. En el Valladolid sigue Juan Carlos Pastor en un banquillo que ocupa desde hace más de una décadas mientras que en la escuadra ademarista se ha producido un relevo en la dirección con Isidoro Martínez dirigiendo ahora la nave que reconoce que vive ya con un «cosquilleo interior» las horas previas al derbi.

La historia se alía con el Ademar
Comentarios