viernes 20/5/22

El laberinto financiero de la Superliga

Detrás de la iniciativa está el asesoramiento de Key Capital, en la que el empresario Borja Prado representa un vínculo con Florentino Pérez.
uefa
Fans del Chelsea se manifiestan contra la Superliga. NEIL HALL

Para poner en marcha la Superliga europea, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, cuenta con una estructura financiera que le sirve de apoyo, junto al resto de clubes, para llevar adelante la operación para constituir la gran liga de campeones ajena a la Champions actual de la UEFA.

En ese puzle económico una de las piezas que emergen como clave es Key Capital, firma de inversión registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como agencia de valores, en la que se encuentra presente el empresario Borja Prado, amigo de Florentino Pérez, y expresidente de Endesa hasta hace dos años.
Según los datos oficiales de la CNMV, Prado es el tercer máximo accionista de Key Capital con un 14,99% del capital de la sociedad, por detrás del 43% que mantiene Alexandre Jacques Matitia-Cohen como socio fundador de la firma y el 16,61% de Anas Laghrari, también cofundador de la empresa.
Laghrari será, de hecho, el secretario general de la nueva Superliga, compartiendo mano a mano con Florentino Pérez el reto de sacar adelante este ambicioso proyecto frente a la oposición de la UEFA.
Este empresario de origen franco-magrebí también mantiene históricas relaciones con el presidente del Real Madrid. Fuentes financieras apuntan que Laghrari es uno de los asesores de confianza de Florentino Pérez en operaciones como la que ACS protagonizó sobre Abertis e incluso en las obras de ampliación del estadio Santiago Bernabéu.
El papel de Key Capital a partir de ahora será buscar nuevos inversores entre grandes fondos de inversión y 'hedge funds' que estén interesados en participar en el proyecto, sobre todo por los ingresos que se generarán con los derechos de emisión que paguen las televisiones.
Con su participación en la firma, Borja Prado actuaría de protagonista corporativo para poner en marcha la Superliga, según fuentes del mercado.
El exejecutivo de Endesa mantiene unos contactos con el mundo empresarial de Italia después de una década al frente de la eléctrica, controlada por el grupo Enel, de capital público italiano.
Durante esos años al frente de la energética, los vínculos de Prado con ese país se han ido incrementando hasta tal punto, según señalan fuentes bursátiles, que el propio expresidente de la eléctrica también ejerce como un punto relevante ante la operación prevista por ACS para adquirir Autoestrade, la principal compañía italiana de autopistas.
De momento, y según publicaba a inicios de semana el 'Financial Times', el banco JP Morgan será el encargado de financiar la puesta en marcha de la Superliga, repitiendo su apoyo a Florentino Pérez tras financiar también buena parte de la remodelación del estadio Santiago Bernabéu.
El acuerdo ahora alcanzado implica que JP Morgan desembolsará 3.250 millones de euros iniciales. En realidad, un préstamo que los clubes de fútbol tendrán que ir devolviendo con pagos de 254 millones de euros a lo largo de 23 años (sumando los intereses generados con la deuda).
El reparto, si finalmente son 15 los fundadores (12 más los tres invitados) quedaría estructurado en 350 millones para seis clubes, 225 para cuatro, 112'5 para dos y 100 para tres clubes, repartido de acuerdo a un sistema interno no sujeto a la clasificación de cada año. Además, se estima que se ingresarán otros 4.000 millones por derechos de televisión: de esa cuantía, un 65% sería para los fundadores; otro 20% se distribuiría por méritos deportivos y el 15% restante se regiría por acuerdos comerciales.

El laberinto financiero de la Superliga